imagotipo

Sin Gafete

  • Isabel Arvide

  • Isabel Arvide
  • ¿Nueva epidemia de influenza?
  • ¿No existen medicamentos o no existe la enfermedad?

Oficialmente no tenemos una “epidemia” de Influenza H1N1 con todas las mutaciones, letras, que se le quieran agregar. Es decir, no tenemos una enfermedad parecida a la gripa con capacidad de enviar al hospital y/o matar a cientos de miles de personas en condiciones vulnerables. Como somos los mayores de 65 años, o son las mujeres embarazadas o los niños.

Esta enfermedad, que no existe en nuestro país, ha agotado los medicamentos para combatirla.

Y aquí me gustaría que alguien me explicara las razones. Porque en las farmacias no hay Tamiflu, el antiviral más usado para su tratamiento. La Asociación de Farmacias de México acepta que solamente en el 20 por ciento de sus farmacias, seis mil de las 30 mil que agrupa, hay abasto de esta medicina.

Sin embargo, todo indica que ni siquiera en estas farmacias lo hay.

Otros antivirales, que también son recetados para esta enfermedad, como el Gremiltal, tampoco se encuentran con
facilidad.

¿En qué estamos rebasados?

En el consultorio, el doctor, desde antes de someterte a la prueba de la Influenza, con radiografías y análisis advierte que es Influenza. Y que es delicado. Y que hay una epidemia.

Así de simple. Que hay una epidemia.

Y que se ha agravado, esto me dijo el especialista al que acudí, un reconocido médico neumólogo militar, por todas las calles que están levantando en la Ciudad de México.

Antes de ir a su consulta llevaba seis días en cama, pensando que era una gripa o una bronquitis muy fuerte
y pude terminar en el hospital.

Mi caso es uno de privilegio. De poder acudir a un especialista privado y poder pagar las medicinas, incluso de poder buscarlas por toda la Ciudad de México.

¿Dónde está la medicina pública? ¿En qué momento nos han avisado de esta epidemia? ¿Cuántos muertos ha habido por estas “gripas”?

La influenza H1N1 con sus diferentes cepas es una enfermedad mortal para la población vulnerable, como los mayores de 65 años.  En la medida en que afecta a quienes no están bien alimentados, quiero entender que es doblemente peligrosa. Requiere de cuidados especiales, sobre todo para impedir su contagio, como el uso de cubre bocas. Al obligarte a estar en cama, requiere, también de alguna persona que te “cuide”, que te haga de comer

¿Cómo funciona esto en un país de pobres?

¿Qué medidas oficiales deben instaurarse para impedir que esta enfermedad, esta epidemia que “oficialmente” no existe, siga propagándose?

El sector oficial no debe ser muy eficiente en su tratamiento, una vez que se descubre esta enfermedad, porque las medicinas están agotadas en las farmacias. Lo que quiere decir que la influenza está siendo tratada por médicos particulares que recetan estos antivirales.

Otro tache para el sector.

Los síntomas de la enfermedad, que según me enteré puede o no incluir fiebre, son devastadores. El malestar, el dolor de cuerpo, el dolor de cabeza, la tos, el ahogo, son en verdad fuertes. No te permiten ni pensar
Ni pensar qué sería de ti si no tienes dinero para pagar la medicina
Twitter: @isabelarvide

EstadoMayor.mx

CambioQRR.com