imagotipo

Sin Gafete

  • Isabel Arvide

  • Isabel Arvide
  • ¿Estamos o no en guerra?
  • El miedo a decretar “estado de excepción”

Lo que sucedió en Tamaulipas, sobre todo en Reynosa este fin de semana parecía una guerra.

Los vehículos quemados, las persecuciones, los balazos, las destrucciones de comercios, los bloqueos.

El saldo, nos dicen, fue de ninguna “baja civil”. Porque para las autoridades los presuntos criminales que matan no son “civiles” sino enemigos. Y como tales, sus vidas no tienen valor.

Sus muertes, así es como está establecido en el esquema castrense, son producto de un enfrentamiento, que se traduce como BATALLA. Y en las batallas, soldados de un ejército se enfrentan con soldados de otro ejército, como consecuencia hay bajas, que no son asimiladas como muerte de un ser humano a manos de otro ser humano, producto de estas confrontaciones bélicas.

No podemos negar que los narcotraficantes tienen armamento. O que lo usan. Es, precisamente por esto, que debe decretarse el Estado de Excepción, así sea por un tiempo determinado.

De esta forma, los militares estarían actuando legalmente al acribillar a civiles, a ciudadanos que son, que siguen siendo civiles aunque presuntamente sean delincuentes.

En los hechos, posterior a estos enfrentamientos armados, se decretó un virtual “Estado de Sitio”, al pedir a los ciudadanos que no salieran de sus casas. No es suficiente.

Bajo el escrutinio de leyes internacionales que prohíben, así prohíben de manera total, que ejércitos disparen contra civiles, estos combates no son legales. Por eso la insistencia, revisemos todas las informaciones de hechos semejantes, en declarar que los marinos, que son militares, que forman parte de las fuerzas armadas, o en su caso lo soldados RESPONDIERON a un ataque contra ellos.
En eso se están apoyando

Decretar una Ley que legalice estas actuaciones ha estado en la discusión pública hace muchos meses. Académicos como Alejandro Madrazo o Catalina Pérez Correa sostienen que la participación del Ejército en actividades de seguridad pública, como policías, en  combates como los de Tamaulipas, acrecientan la violencia en lugar de darle solución.

Si juzgamos por el número de muertos que ha producido la participación de las fuerzas armadas, tan solo en este sexenio, tienen razón.

10 gobernadores panistas, la excepción fue Javier Corral de Chihuahua, presionaron al Congreso para que esta Ley sea dictada. Todos los voceros civiles de la Sedena están haciendo otro tanto en los medios de comunicación. Y en un ejercicio difícil de entender, se envió a generales de diversas zonas militares a dar “conferencias” locales al respecto.

Hay una urgencia por contar con una Ley que permita una actuación con menos limitaciones de los militares. Una Ley que no tendría retorno y que significaría, no hay para donde darle vuelta a esto, la militarización de la seguridad pública nacional.

Es una Ley que para muchos, entre los que me incluyo, no debe ser aprobada.

Lo que tendría que hacerse, que por temas políticos, sobre todo de imagen pública, no se ha hecho, es asumir los costos de decretar un Estado de Excepción. Donde temporalmente se limiten las libertades individuales y se ordene -el Presidente de la República- a los militares participar en estos “combates”.

Lo que, también, debe someterse al escrutinio del Congreso, y sobre todo de la sociedad.

Enviar a marinos y militares a disparar contra civiles, a participar en batallas de guerra, sin sustento legal es muy peligroso. En todos los sentidos a imaginar. Y eso es lo que sucedió en Tamaulipas, donde murieron unos civiles que, de acuerdo a lo informado, no tienen apellidos, y otros dos presuntos (no fueron juzgados y/o sentenciados) criminales. Con un costo tremendo para la población que es víctima tanto de los criminales como de estas confrontaciones.

Para muchos no hay otra opción. Me parece que deben buscarse otros caminos que conduzcan a la seguridad. Y que estos pasan por la obligación de los gobernadores, de las autoridades federales para que los policías hagan su trabajo.

Por cierto, ¿cuándo dejamos las capturas sin disparar una bala de principio de sexenio?

@isabelarvide     EstadoMayor.mx     CambioQRR.com