imagotipo

Sin Gafete

  • Isabel Arvide

  • ¿Qué hacemos con camiones de cadáveres?
  • Aceptar que vivimos una guerra

En Sinaloa, por decisiones personales, los mandos de seguridad pública son militares en activo, todos.

Y actúan como lo que son. Eso es lo que podemos, debemos esperar.

La pregunta es qué hacemos con los camiones llenos de cadáveres de jóvenes… Esos diecisiete cuerpos que no tienen, siquiera, nombre. Y que, nos dicen, resultaron “abatidos” oficialmente, por balas oficiales, por un supuesto enfrentamiento, posterior a una persecución.

Que es el argumento repetido en todos los eventos sangrientos, violentos, donde han participado militares en este sexenio. Siempre, revisar expedientes, son “víctimas” de presuntos criminales que los atacan y ellos tienen que responder.

Ataques donde siempre hay un número grande de muertos. La mayoría de parte de los presuntos criminales.

Y que bien que sea así. O qué mal. ¿Quién va a decidirlo?

Ni siquiera es cuestión de una nueva legislación para delimitar la participación de las Fuerzas Armadas en temas de seguridad pública, los militares convertidos en policías por orden superior, o por petición civil, actúan sin cortapisa alguna.

¿Y la CNDH? ¿Y el silencio de la sociedad civil? ¿Es que millones de mexicanos quieren alteros de cadáveres en la puerta de su casa cada noche? ¿Es que millones de mexicanos asumen que ésta es la única solución a la violencia?

Los argumentos son muy simples. Tanto como aterradores. Los “sicarios”, sin presuntos según la información oficial de Sinaloa, eran parte de “bandas criminales” que azolaban a la población.  Están juzgados y sentenciados, por lo tanto, en automático.

En Sinaloa se viven tiempos complicados, tan difíciles como en otras partes del país. Que requieren de una respuesta eficiente de la autoridad, que garantice a la sociedad seguridad y que permita que se viva en paz. Esto no ha sucedido. El asesinato de Javier Valdés es consecuencia de la incapacidad oficial para instaurar un verdadero Estado de derecho.

Nos dicen, como en otras partes del país, que son confrontaciones sangrientas entre grupos criminales.

Lo cierto es que cada día aumenta el número de muertos.

Y que los hechos violentos, los cadáveres de Mazatlán, demuestran que este gobierno ya capituló de todos sus compromisos respecto al combate criminal. El más importante de estos: Privilegiar la Inteligencia.

La respuesta ahora, hay que entenderlo así, será al estilo militar de Sinaloa. Con resultados inmediatos, eficientes, impecables de verdadero combate… perdón, no es una guerra. Entonces, diríase, con resultados de muertos “abatidos” por la autoridad que, todavía, no sabemos si van a traer todavía más muertos. Y así hasta el infinito en un espiral de violencia y muerte que parece auspiciada desde la misma autoridad.

¿Habría otra forma de combatir a criminales, de solucionar la violencia y la impunidad? Ni usted ni yo tenemos por qué saberlo, este gobierno nos dijo a principios de sexenio que sí, que Felipe Calderón y su “guerra” contra el crimen organizado estaban equivocados y que ellos harían las cosas de manera mejor y diferente.

Ahora nos dicen que mucho de la violencia se debe a un nuevo sistema penal cuya implementación es, también, su responsabilidad.

El problema grave, gravísimo según algunos análisis, es la suma imparable de muertos. ¿Qué hacemos con tantos cadáveres? ¿Cómo negar que vivimos una guerra? ¿Cómo esperar que vengan visitantes a un país en guerra? ¿Cómo esperar que haya inversiones en un país en guerra?

Quien haya visto la imagen de los cadáveres amontonados en una camioneta de redilas, balaceados, ensangrentados, rodeados de policías y militares, tiene que pensar que vivimos una guerra.

Y si vivimos una guerra es necesario que la declaren. Y una vez declarada formalmente, que todos, militares que es a quienes les corresponde, salgan a la calle a ganarla. Tal vez así sabríamos que los montones de cadáveres que vemos son los últimos…

Porque esto, no saber cuántos muertos más hay que sumar a las listas el día de mañana es lo más grave…
@isabelarvide Blog: EstadoMayor.mx

Blog: CambioQRR.com