imagotipo

Sin Gafete

  • Isabel Arvide

  • Isabel Arvide
  • Alejandra Barrales, la imagen de una líder de izquierda
  • De charolear en un avión a ganar un millón de pesos al mes, pasando por las fotografías en ropa interior

 

En su página oficial aparece una fotografía con dos, tal vez tres tonos de piel más clara. ¿Alejandra Barrales está tan inconforme con su físico? En los archivos de redes sociales, la nueva “líder” del PRD está vestida de negro con un saco blanco, modelos distintos, pero siempre el mismo “uniforme”. ¿Alejandra Barrales está insegura de su figura? En la imagen de Twitter, obviamente subida por ella, momentos después de dar a luz, con el oxígeno en su nariz, lleva maquillaje. ¿Alejandra Barrales tiene miedo de mostrar su verdadero rostro?

¿Nos importan sus broncas existenciales con la frivolidad? Independientemente de las bolsas de tres o cuatro mil dólares que utiliza habitualmente. Diría que despierta curiosidad. Incluso una morbosa curiosidad.

Hace diez años, habiendo cumplido los cuarenta, decidió medio desvestirse, ropa interior, para ser fotografiada por una revista de “caballeros”. Más morbo, esta vez intencionalmente buscado por ella.

¿Nos importarían sus ingresos? ¿Sabríamos de su exmarido, aeromozo o como se les llame, también? ¿De su divorcio, de su negativa a tener hijos, de su tardía maternidad soltera? ¿O nos habríamos enterado de que su casa, 500 metros construidos, vale 13 millones de pesos?

¿Qué nos quiere decir Alejandra Barrales?

Podría ser un caso de inmenso esfuerzo personal y permeabilidad social. Si fuese verdad, claro. Porque lo que encontramos es una carrera universitaria, en una institución poco conocida, que debió quitarle su tiempo como legisladora. Una supuesta maestría, un origen humilde con todo y la piel morena, una llegada a la escena pública como líder sindical de su gremio. Varias cirugías plásticas, admitidas frente a las cámaras de televisión, y mucho, pero mucho dinero de un origen inexplicable.

Eso sí que tiene que interesarnos.

La señora Barrales dice representar y encabezar al Partido de la Revolución Democrática, supuestamente de izquierda, de trabajadores, de gente modesta… y gana más que el mismo Presidente de la República.

¿Se puede ser la voz de la oposición desde esa trinchera millonaria?

La señora Barrales afirma recibir más de 400 mil pesos al año por pensión alimenticia, ¿del mismo exmarido que presentó en televisión, con quien estuvo casada 17 años, no tuvo hijos, era compañero de charolear en los aviones, don César Nicholson? ¿Cómo pudo ganar, en el año 2015 más de doce millones de pesos? Es decir, más de un millón de pesos al mes. Y todavía guardar dinero en cuatro cuentas bancarias, y todavía más todavía, comprar una empresa de transporte…

Como por obra de magia.

En su declaración, textual, la señora Barrales Magdaleno, aseveró tener un automóvil Mercedes Benz pagado de contado, no sé si también en efectivo, que vale 533 mil 900 pesos, otro coche equis que le fue donado, un departamento en Acapulco que vale más de ocho millones de pesos, un terreno “heredado” por la misma familia de origen humilde que la envió a ganar dinero antes de cumplir 18 años… ¿Cómo se le hace?

Y eso de que tiene una inmensa inteligencia, habría que ver porque con Miguel Ángel Mancera más o menos se aburrió… y cuando todo se complicó, terminó la relación para intentar competir, así sin comillas, contra él en la candidatura para la jefatura de Gobierno de la Ciudad. Cuando había perdido intentando ser delegada…

¿De dónde sale tanto dinero? Del sindicalismo al sector público, sin fortuna personal.

A todo lo anterior, hay que agregarle cuatro cuentas bancarias, una de más de 500 mil pesos. O sea, que puede ahorrar, vivir literalmente como reina, rodeada de lujos… y supongo que pagará impuestos. Porque en 2015 ganó un millón 431 mil pesos por sueldo como senadora, un millón 331 mil pesos por “actividades financieras” y nueve millones 667 mil pesos por “otras actividades” entre las que, según ésta declaración, estarían “arrendamientos, regalías, sorteos, concursos, donaciones”.

En total 12 millones 430 mil 671 pesos.

Si hubiese pagado impuestos, como el resto de los mortales, le habrían quedado como ocho millones de pesos… Pero eso no lo sabemos.

Su ahorro estaría, según afirma, en que solamente ha gastado en “menaje de casa” 150 mil pesos en 2007 y 100 mil pesos en 2010. O sea que, en sábanas, manteles, toallas o cuadros, floreros, cubiertos, alfombras no gasta. Una austeridad admirable.

¿Alcanza para las bolsas Louis Vuitton que usa? Para lo que no le alcanza, parece, es para la congruencia.
En Twitter: @isabelarvide Blog: EstadoMayor.mx