imagotipo

Sin Gafete

  • Isabel Arvide

  • Isabel Arvide
  • La “Gendarmería” fue la Policía Armada en Nochixtlán

Por muchos años nos atiborraron de información sobre los programas de capacitación de la Policía Federal, se nos dijo del equipo de última tecnología, de sus capacidades, se nos repitió que teníamos una de las mejores policías del mundo.

Frente a sus actuaciones más recientes surge la confusión. ¿Puede la mejor policía mexicana quedar vulnerable frente a una muchedumbre, en un operativo de desalojo, como sucedió en Nochixtlán?

De entrada, a la luz de los tiempos que han pasado, lo que nos queda totalmente establecido es que hay graves equivocaciones entre lo que se nos dijo, por escrito y verbalmente, ese día y lo que se ha convertido en la “versión oficial”.

Ya no digamos, entre lo que se subió a redes sociales y los boletines oficiales, sino a lo que han filtrado como “informe oficial”.

Estas faltas de uniformidad, incoherencias absurdas, no pueden sino desgastar la poca confianza ciudadana en el Gobierno de la República. Así, en general, por los muertos y las fotografías. Evidencias que siguen sin justificación.

Ese domingo, mientras las redes sociales subían imágenes de policías armados, los boletines oficiales dijeron que era mentira. Que no iban armados y, por la noche, que los vestidos de policías no eran tales.

El jefe de la Policía, Enrique Galindo, dijo que no iban armados pero que después vinieron otros armados porque los emboscaron. A los que tienen un equipo excepcional de inteligencia, a los que cuentan con expertos, a los que investigan como hacen en las series de televisión.

Dijo que dos mil, que quede claro así declaró formalmente: dos mil ciudadanos los emboscaron. Creo que encapuchados, además.

En la primera información de la versión oficial que habría entregado Osorio Chong al Congreso, esos dos mil se convirtieron en 350; según el inspector general, José Luis Rincón Alvarado, las fuerzas federales, o sea los policías federales para que nos entendamos, fueron atacados con armas de fuego a las 8.15, a la 10.40, a las 12.30, a las 14.30 y 16.30…

O sea, todo indica que los tenían “atrapados” porque no se movieron de ahí pese a los disparos.

Emboscados, sin armas, los policías federales habrían sido rescatados por 174 elementos de gendarmería. Es decir, los policías de “reacción” o en su caso de “proximidad” porque así, nos dicen oficialmente, fueron reclutados. Y de estos solamente 32 estaban armados… pero no dispararon.

Algún guionista de cine dispuesto a filmar la escena… ¿Y los muertos? ¿Qué hacemos con los muertos? ¿Y los policías estatales? Y la Inteligencia, y el operativo conjunto, y la capacidad de reacción de la Policía Federal.

El informe oficial que habría presentado Osorio Chong, si se sostiene como fue filtrado a algunos medios de comunicación, es precisamente insostenible. Y viene a echar fuego sobre una “percepción” en contrario que está muy arraigada en la sociedad.

¿Para qué iban armados 32 policías de gendarmería, con secundaría, con apenas un curso de cuatro meses, a rescatar a los policías federales más equipados y adiestrados del país, si no iban a disparar? ¿Está probado que no dispararon? ¿Pudieron infiltrarse 350 personas, armadas, entre los maestros y disparar matando a los pobladores?

Es de locos imaginar que todo sucedió así. Por un lado pobladores y maestros juntos, ahí apareció un contingente armado y altamente entrenado que disparaba a los policías y que los atacó cinco veces durante un día. Los policías no dispararon, solamente posaron para las fotografías con las armas en la mano, pero no eran policías federales sino gendarmería sin mucho entrenamiento, desarmados y unos pocos, 32, armados pero no dispararon… o si dispararon no hirieron ni mataron a ninguno. Mientras todos disparaban, los que emboscaban a los policías federales se pusieron a disparar contra los pobladores de Nochixtlán y quedaron nueve personas muertas…

¿Y la investigación científica? ¿Y las pruebas de balística? ¿Y los policías estatales que estuvieron apostados en la azotea del hotel a la entrada de Nochixtlán? Si el operativo era conjunto, por qué no fueron los policías estatales a rescatar a los federales, dónde estaban, por qué la secretaría de seguridad pública de Oaxaca no ha hecho peritajes ni informado.

A estas alturas de la historia, imposible de armar, ya no sé qué es mejor, tener una policía altamente letal, o una altamente vulnerable y sin capacidad sobre el terreno, que se queda parada esperando un ataque armado, sin armas y sin disparar los pocos, 32, que vinieron a rescatarlos… ¿Quién puede defendernos así?…
En Tuiter: @isabelarvide

Blog: EstadoMayor.mx