imagotipo

Sin Gafete

  • Isabel Arvide

  • Isabel Arvide
  • La debilidad de Carlos Joaquín
  • A dos semanas de Gobierno advierte  intentos de desestabilización

 

A Francisco Cabeza de Vaca, en Tamaulipas, al día siguiente de su llegada al Gobierno le incendiaron llantas, para advertirle de la fuerza criminal, sin que hubiese respuesta de su parte. En Quintana Roo, a dos semanas de haber asumido el Gobierno, Carlos Joaquín habla de intentos de desestabilización en medio del descontento.

“A ver nuevo Gobierno del súper cambio, les explico así ‘con manzanitas’, supeditar el pago de una quincena ya trabajada por una carta de renuncia nunca pedida, creo que viola todos los derechos de un trabajador. La quincena se paga estúpidos.  Hagan las cosas bien, apegados a la legalidad”, así despotricó el magistrado electoral, Vicente Aguilar Rojas, la semana pasada.

Su indignación, expresada en palabras fuertes, es la de miles de chetumaleños que fueron obligados a firmar una “carta de renuncia voluntaria” para poder cobrar la segunda quincena de septiembre… que habían
trabajado.

Carlos Joaquín aceptó que había ordenado este “procedimiento” para poder saber quiénes eran “aviadores” y que era algo normal en los cambios de Gobierno. Con su beneplácito, como en una tienda de raya antes de la Revolución, todos deben firmar que aceptan irse sin recibir las prestaciones legales.

Muchos miles de chetumaleños votaron a favor de Joaquín enojados por un despido masivo que hizo Roberto Borge, precisamente de trabajadores de Gobierno.

Estos despidos no son la primera decepción provocada por el Gobierno “del Cambio”.

Los nombramientos de sus colaboradores despertaron repudio por la incorporación de panistas, Joaquinistas (de Pedro, su hermano), perredistas y gente con los peores
antecedentes.

Entre ellos destaca la llegada de Miguel Ramón Martín Azueta, para quien se “inventó” una Supersecretaría, arriba del titular, panista, de la Secretaría de Gobierno.

En septiembre del 2010 el diputado panista William Souza Calderón exigió al entonces procurador de Justicia, Francisco Alor Quezada, que “explicase” el influyentismo de Martín Azueta, que era socio en negocios del gobernador Félix González, para que su hijo Jorge Martín Álvarez quedase en libertad cuando fue detenido en flagrancia con una persona “levantada”.

El hijo del ahora poderoso funcionario de Carlos Joaquín, Jorge Martínez Álvarez, fue detenido cuando llevaba secuestrado, en su automóvil, a un mecánico, a quien le dijo que le “salía más barato matarlo que pagarle la cuenta”. Con un escándalo mayúsculo fue dejado en libertad bajo el argumento de que no había que tomarlo en serio.

Su hermano, otro hijo del funcionario, Emilio Martín Álvarez, entonces de 16 años, tiene abierta la averiguación previa 713/10/2011 por haber participado en una “violación tumultuaria”.  A su vez, Miguel Ramón Martín, que fue presidente municipal de Solidaridad, sufrió un atentado del crimen organizado, donde murió su chofer, que nunca fue suficientemente aclarado.  Junto con Félix González tuvo un diario, “El Quintanarroense”, que dejó de circular al pelearse los socios.

Martín Azueta fue arrestado en la zona hotelera de Cancún, en junio de 2002, por manejar ebrio… y como presidente municipal desalojó, el 9 de diciembre de 2001, el predio “Los Gavilanes”, con 300 policías, y un saldo de 22 lesionados a balazos y macanazos.

Por otra parte, el perredista Julián Ricalde, secretario de Desarrollo Social, declaró que faltan perredistas en puestos de Gobierno. A cargo de la televisión estatal fue designada una señora, con edad para el retiro, Martha Silva, sin experiencia, que fue activista de la campaña.  Y la Dirección de Comunicación Social, formalmente una “Vocería”, sigue acéfala.

Miles de quintanarroenses están enojados porque el Gobierno de Carlos Joaquín hizo a un lado la utilización del escudo del Estado, en su lugar hay un logo de un “árbol” amarillo con azul.

Junto con estos reclamos, muchos piden que no sean nombrados excolaboradores de Roberto Borge, y que se proceda a meterlo a la cárcel. Los diputados locales priístas se convirtieron en “Joaquinistas”…  El PRI local vive la mayor crisis de su historia, mientras Joaquín sostiene en su puesto al hermano del todavía líder.  En Cancún van siete personas ejecutadas…

Lo cierto es que el propio Carlos Joaquín mostró, durante el 42 aniversario del Estado, su debilidad hablando de las campañas en su contra, de “voces y grupos” que atacan su Gobierno… acompañado en la celebración por Joaquín Hendricks, exgobernador, que fuese miembro del CEN del PRI hasta la llegada de Ochoa Reza, cuya hija diputada expriísta corrió a tomarse una selfie junto al gobernador
“desestabilizado”…
En Twitter: @isabelarvide Blog: EstadoMayor.mx

CambioQRR.com