imagotipo

Sin Gafete

  • Isabel Arvide

  • Isabel Arvide
  • Asesinan a un juez por omisión del Gobierno

En Metepec, un municipio del Estado de México donde viven y controlan los narcos, asesinaron a un juez.

Vicente Bermúdez Zacarías fue victimado de un balazo, profesional, en la nuca, cuando corría cerca de su casa, temprano, después de dejar a su hijo en la escuela.

El video de su asesinato fue magnificado, primero por redes sociales, después en cadena nacional durante el noticiero de Denisse Maerker.

En ambos casos, el asesinato y su divulgación, hubo una imperdonable omisión de este Gobierno.

El juez Bermúdez Zacarías tenía a su cargo más de mil 500 casos de amparo y todos los recursos legales promovidos por criminales, entre ellos, gente de “Los Zetas” y del Cártel Jalisco Nueva Generación. Temas de alta peligrosidad a priori.

La procuradora Arely Gómez, en su inconsciencia de la realidad, ha sido omisa en proporcionar seguridad a personas que en verdad la necesitan. Supongo que el número de escoltas comisionadas a “cuidarla” es grande y que todos los funcionarios de primer nivel de la PGR tienen también este “servicio” oficial.

Los jueces solían tener escolta

Ignoro en qué momento se terminó con esto.

Lo cierto es que Bermúdez Zacarías estaría vivo si hubiese tenido protección oficial.

Todo indica, sobran elementos, sobra también el sentido común para entender así, que al juez lo asesinaron porque no satisfizo los requerimientos de algún criminal. Es decir, porque no desvió la aplicación de justicia a su favor. Venganza o expresión de ira, su muerte es un menaje para muchos otros servidores públicos. Sean o no jueces.

Después de ésto, se podía ver en redes sociales con todos los detalles, un “fiscal” del Estado de México habló con reporteros o con una reportera en particular del asesinato. Ahí mencionó la grabación, supuestamente originada en las cámaras de vigilancia ahí existentes y todo indica, se la proporcionó. Supongo, por la voz de las primeras reproducciones, que esta persona buscó el sensacionalismo en automático…

Después de ser vista esta grabación por miles de personas en internet, el noticiero nocturno de Televisa, Diez en Punto, consideró que era correcto, parte de la noticia, mostrar a millones de mexicanos cómo fue asesinado el juez Bermúdez Zacarías.

Aterrador en todos sentidos. Porque la grabación permite ver hasta los estertores de la víctima.

Desde el primer instante te hace pensar en la familia. En el doble dolor de unos padres, de una esposa, de unos hijos frente a estas imágenes. Que, por omisión oficial, no están prohibidas.

En un tiempo hubo un acuerdo de los principales medios de comunicación para no magnificar, con su publicación, la violencia criminal. Acuerdo voluntario que, por lo visto, no alcanza para estos tiempos.

El video del asesinato del juez Bermúdez no es el primero que se magnifica en medios de comunicación. También el día de ayer circularon fotografías de una “bolsa” con manos humanas, así como otras de los supuestos ladrones que fueron mutilados quién sabe por quiénes o por qué motivos.

Esto sucede, estos crímenes, porque obviamente el sistema de justicia, nuestras policías no funcionan, no cumplen con sus obligaciones.

Esto sucede, estas publicitaciones agraviando a las víctimas y sus familias, porque el sistema político mexicano ha olvidado a las víctimas. Porque no las protege. Porque no hay leyes que exijan que no sean exhibidos estos crímenes. Supongo que siguen vigentes, excepción, en la Ciudad de México, las que se expidieron durante el Gobierno de Marcelo Ebrard en su protección.

Los asesinos, vinculados con el crimen organizado obviamente, buscan aterrorizar a otros jueces, a otras autoridades. Y vaya que lo consiguen. ¿Por qué los medios deben ayudarlos a ésto?

El Gobierno fue omiso en dotar de seguridad al juez. Cuando le pedimos a funcionarios públicos que sean honestos, que confronten poderes tan grandes como el de estos criminales, lo menos que podemos hacer como sociedad, es cuidarlos.

Este caso, el del asesinato magnificado en medios de comunicación, retrata una sociedad, un Estado omiso y falto de capacidad de respuesta frente a los criminales. Una sociedad, un Estado que se queda siempre tres pasos atrás de los criminales.
En Tuiter: @isabelarvide

Blog: EstadoMayor.mx