imagotipo

Sin Gafete

  • Isabel Arvide

  • Isabel Arvide
  • ¿Quién pone el dinero?
  • El Ejército, harto de poner los muertos, las policias, incapacitadas para cambiar

 

Los legisladores, presionados por la opinión pública, impactados por las palabras del secretario Cienfuegos, azuzados por el primer mandatario, quieren echar en paquete las leyes sobre la participación de las fuerzas armadas y el nuevo modelo policiaco.

Cuyos resultados serán estériles a priori.

Porque una vez que se les otorgue, justo y legítimo hacerlo, un marco legal para su actuación a los militares, la realidad seguirá ahí.

Porque una vez que se les otorgue mandamientos legales a la organización de las policías locales, la realidad seguirá ahí.

A los militares se les ordenó, no pudo hacerlo otro que el comandante supremo en turno, es decir el Presidente de la República, que salieran a darse de balazos con los criminales sin contar con ningún asidero legal.  Y eso es lo que han venido haciendo. Poniendo los muertos, yendo a la cárcel, sufriendo descredito por una misión que no les corresponde constitucionalmente.

El origen de estas órdenes presidenciales transexenales ha sido la infinita incapacidad de las policías.

Quiero creer que el Gobierno federal hizo su parte en la profesionalización de sus policías, y que estas son más profesionales que hace varios sexenios.  Que cumplen mejor con su trabajo.

No obstante, aunque concedamos que esto es verdad, no es suficiente.  Y tienen en su contra una capacidad letal superior a los índices mundiales. Es decir, matan con gran facilidad a quienes se les enfrentan, lo que provoca que no se les ponga en la calle las veces que tendría que hacerse. Razones políticas de por medio.

En gran contraste las policías locales, estatales y municipales siguen siendo omisas, ineficientes y corruptas. Son peores. Se ha cambiado muy poco en ellas. No ha habido voluntad política para que los policías sean, realmente policías.  Y los soldados puedan regresar a los cuarteles.

Porque los militares están sustituyendo, en situaciones de emergencia, de urgencia social, a los policías.

Tiene razón el general Cienfuegos cuando dice que los gobernadores no han cumplido su compromiso en ese sentido.  No hay voluntad política para hacerlo.  Y, sobre todo, no hay dinero.

El tema más importante para cambiar, profesionalizar, depurar las policías mexicanas es presupuestal.  Es dinero para correr a los policías corruptos, dinero para implementar mecanismos de control interno, dinero para capacitación, dinero para sueldos decentes, dinero para equipamiento, dinero para que ese equipamiento siga funcionando, dinero para seguros de vida, dinero para gastos médicos, dinero para labores de inteligencia, y dinero para gasolina.

Lo que no tienen en los Estados, por falta de voluntad política del Centro del país, por falta de decisión política para así presupuestarlo localmente, es dinero para la seguridad.  Para cambiar las policías, para hacerlas eficientes, para conseguir que cumplan con su trabajo.  No existe en el ámbito de los gobernadores, no existe en el ámbito de los presidentes municipales ese compromiso entreverado con el dinero.

No hay dinero, no hay ganas de gastar el poco o mucho dinero del presupuesto en esto.

El presidente Peña Nieto anunció, hace dos años, que habría un mando único de las policías, que habría una homologación de las policías.  Y no se ha hecho por falta de dinero. No gana igual un policía de Nuevo León que un municipal.

Lo dijo también el general Cienfuegos, la seguridad pasa por el tema del presupuesto.

El Gobierno federal decidió reducir el presupuesto del año próximo en seguridad.  Lo que se traduce en mayor inseguridad. Así cómo van a regresar los soldados a los cuarteles.

No se trata de una militarización legalizada.  Se trata de que mientras no haya dinero para la seguridad, al Gobierno federal no le queda sino utilizar como “bomberos” a los soldados.  Lo que pasa es que, justamente, los soldados ya se hartaron de poner los muertos.

¿Cómo le van a hacer los legisladores frente a esta realidad?  Porque, aunque cambien las leyes, los problemas estructurales no van a desaparecer.  Los problemas, al contrario, crecen cada día.  Y si deciden dictaminar sobre el “Mando Único” o el “Mando Mixto” o “nuevo modelo policial” nada va a pasar si no hay dinero.  No se puede cambiar sin dinero.

Tienen razón los senadores Roberto Gil y Miguel Barbosa, junto con las leyes militares tienen que entrar las leyes de las policías… solo que ya aprobaron un presupuesto contra el cambio de las policías y así ni mil leyes…

En Twitter: @isabelarvide Blog:

EstadoMayor.mx  Blog: CambioQRR.com