imagotipo

Sin Gafete

  • Isabel Arvide

  • Isabel Arvide
  • ¿Por qué no hicieron lo que tenían que hacer?
  • El Gobierno tiene razones, pero no respuestas

Cuando Pedro Joaquín Coldwell “avisó” en el Congreso, que solamente tenemos gasolina almacenada para el abasto nacional de tres días, a muchos se les tenía que haber caído la cara de vergüenza.

Para comenzar, al mismo secretario de Energía que sabe perfectamente el tema del almacenamiento de combustible, porque su familia ha tenido negocios gasolineros de siempre. A los legisladores que no han tenido la vocación y/o la capacidad de enterarse.

¿Por qué el Gobierno mexicano que encabeza Enrique Peña Nieto no hizo algo al respecto? No es admisible que nos salgan con una realidad escalofriante y abominable como “motivo” para que el pueblo sea quien pague las omisiones y torpezas del Gobierno de la República. Porque los millones de mexicanos que vieron reducido el valor adquisitivo de su salario este enero, no tienen responsabilidad en el tema de la gasolina.

O tal vez la tienen en la medida en que eligieron a los hombres equivocados para conducir este país. No hay opción para llegar a otra conclusión.

El secretario Joaquín dijo que el problema es que ha crecido exponencialmente el consumo de gasolina en nuestro país, que somos una de las naciones que más consume este combustible. Y olvidó aceptar su responsabilidad al respecto. Su culpabilidad diríase. Porque si ha aumentado el consumo de gasolina es porque el Gobierno, en todos sus ámbitos, no ha invertido en transporte público.

En Nueva York, en Madrid, en toda Europa, a pocos se les ocurre utilizar su automóvil para transportarse, o siquiera tener uno. Pero el Metro, los autobuses, son eficientes. Son, en pocas palabras, el mejor medio para transportarse.

Además, se le olvidó a Pedro Joaquín, como antes a José Antonio Meade, que el precio de la gasolina no solamente afecta a quienes tienen automóvil, como se ha pretendido divulgar. Las tortillas, alimento básico de los mexicanos, ya subieron su precio. No se diga la canasta básica, hasta los elotes que venden en las calles.

Y es enero.

Pedro Joaquín Coldwell, que es titular de Energía, sabe perfectamente que en su tierra Quintana Roo, en su misma isla de Cozumel, el consumo de electricidad es altísimo por razones de la temperatura habitual, porque hay que utilizar aire acondicionado o ventiladores a priori. Y eso coloca en situación de vulnerabilidad, de indefensión a miles de miles de familias que no tienen con qué pagar los aumentos de la luz, en promedio más de 25 por ciento en esta administración. La gente va a, literalmente, morirse de calor.

¿Dónde está la responsabilidad social?

Si no tenemos capacidad para producir gasolina, siendo un país petrolero, habría que haber invertido en Pemex, en las refinerías, en salvar nuestro petróleo.

Y todo esto que no hicieron los Gobiernos de la República, hay que pagarlo. Ecuación que millones de mexicanos no aceptan.

En febrero va a llegar el recibo de la luz. En febrero va a haber un nuevo aumento a la gasolina. En febrero el descontento social va a crecer como no previó en el Gobierno federal. En febrero va ha haber aumentado el número de personas que paguen la gasolina sin pagar los impuestos, como ya comenzó a suceder. ¿Van a perseguir, encarcelar a todos los que lo hagan? ¿Van a cortarle la luz a millones de mexicanos que no tengan dinero para pagarla?

En febrero Donald Trump ya va a ser Presidente de Estados Unidos. Y no sabemos qué medidas va a dictar que afecten, también, la economía de millones de mexicanos.

¿Y el Gobierno?

La inmovilidad del Gobierno junto con sus declaraciones absurdas está dejando espacios. Que varios se apresuran a llenar, ya no digamos Andrés Manuel López Obrador. Miguel Mancera es uno de los líderes que se apresura a ésto. Que se ha negado, por ejemplo, a aumentar el precio del boleto del Metro que, de seguir los lineamientos macroeconómicos del Gobierno federal, tendría que subir de precio.

Se trata de una de las acciones más importantes para apoyar la economía de millones de mexicanos para quienes unos cuantos pesos son muchos, en verdad muchos.

¿Cómo van a llevar pan a las mesas de millones de mexicanos pobres, empobrecidos, sin esperanza? ¿Con sus declaraciones? ¿Con argumentos tan absurdos e irresponsables como los de Pedro Joaquín? ¿Con expresiones vulgares como la de que nos acabamos la gallina de los huevos de oro?

Lo cierto es que el Gobierno de la República parece tener razones pero no respuestas. Y eso en política es muy grave.
En Twitter: @isabelarvide

Blog: EstadoMayor.mx

Blog: CambioQRR.com