imagotipo

Sin gafete en la República

  • Isabel Arvide

¿Complicidad de Remberto con Mimenza?   

Insiste en respetar sus llamados a la violencia

Letras de cambio

Lo fácil es asumir, tantos meses con esa conducta, que Remberto Estrada no escucha. No tiene capacidad para entender qué dice la sociedad, el gobierno, incluso la realidad.

En lo personal creo que su “deferencia” hacía Carlos Mimenza en el peor momento, provocación abierta a la violencia, es intencional.  Que es el pago de un compromiso que tiene con el personaje de la picaresca quintanarroense.

Así como sostuvo a Jonathan Yong, contra toda lógica, pese a la inmensa acumulación de muerte y violencia, hoy Remberto Estrada no puede ir contra Mimenza.  ¿Por qué?  Ellos deben saberlo.  Son intereses.  Tan fuertes que Yong sigue en el entorno más cercano, con mayor acceso al dinero, del gobierno de Cancún.

Mimenza salió, con toda intención, con un guión que parece estar escrito de antemano, a proclamar que habrá “autodefensas” en el Estado.  Como ya pocos, localmente, le prestan atención no recibió los reflectores que esperaba.

En cambio en el ámbito nacional sus declaraciones, la imagen de un grupo de hombres vestidos de negro, con el crucifijo sobre su pecho, gritando que encabezarán un movimiento armado para “protegerse” de la inseguridad, autodenominándose empresarios, tuvo un inmenso efecto mediático.

PRENDIÓ UN FOCO ROJO

Porque, no olvidar, en Quintana Roo entra la mitad de las divisas provenientes del Turismo.  Y “autodefensas” tienen una traducción muy fuerte hacia el centro, norte del país.  Fue una puesta en escena muy a su estilo, grandilocuente y torpe, pero con efecto de noticia negativa en otras latitudes.

Por eso los verdaderos empresarios, los que sostienen empleos, los que viven del turismo que necesita confianza para visitar el estado, se apuraron a negar esta posibilidad, a deslindarse de la manera más enérgica.

El mensaje del gobernador Carlos Joaquín fue, todavía, más enérgico: Cero Tolerancia a quienes inciten a la violencia.  Y eso, precisamente, fue lo que hizo Mimenza.

Frente a este panorama, cuando como acostumbra se había tardado en responder, Remberto Estrada, como gobernante, estaba obligado a deslindarse.  No fue así.  Se apuró a repetir, con todas su letras, que respeta su posición…

Obvio, queriendo disfrazar esto, diciendo que no conoce a Mimenza pero, esto es lo grave, lo respeta, y respeta sus expresiones.

La relación entre ellos quedó manifiesta en la grabación de aquel triste video, otro de los disparates de su jefa de Prensa, Adriana Mezquita, a quien sostiene hasta contra las peticiones de su propio partido, donde copiaban la canción de  “Despacito”, ese “Cancuncito” que se grabó por los mismos que hacen los videos de Mimenza.

Lo significativo, en la larga cadena de errores y omisiones de su gobierno, contabilizando los 74 ejecutados de 2017, más los que se acumulen en estas horas, es que no pudo, no encontró cómo desvincularse de un llamado a la violencia que, ahora lo sabemos, respeta y se compromete a respetar…

 

En Twitter: @isabelarvide  Blog: CambioQRR.com