imagotipo

Sin Gafete / Isabel Arvide

  • Isabel Arvide

* La traición como costumbre en Coahuila

* No era así como imaginamos el poder…

Cuando no asistió al entierro del hijo de su hermano, que además es su antecesor en palacio de Gobierno, muchos asumimos que habíamos presenciado la máxima expresión de un rompimiento, tal vez de una traición.

Lo cierto es que Rubén Moreira puede sorprender, no obstante la magnitud de estos hechos insertos en la familia y en la política, con sus rompimientos.

El más reciente con un hombre que parecía su sombra, que estaba siempre cerca de él, y que después de haber roto con el gobernador anunció que quería ser “candidato independiente” para el próximo Gobierno.

Noé Garza Flores era un rostro familiar en el entorno de Moreira desde mucho antes de ser gobernador. Ahora denuncia que su hijo, del mismo nombre, fue detenido y torturado como represión política.

¿Alguien puede creer que por una “llamada anónima” la policía, eficiente como ninguna otra, acuda a confrontar a un muchacho que después resulta tener 1 kilo 800 gramos de mariguana en su coche?

A esta escena habrá que agregar todos los ingredientes de ilegalidad y prepotencia, denunciados ante la CNDH y la opinión pública.

Lo importante es que detrás de esto hay un patrón de rompimiento. Que resulta muy difícil de aceptar en un hombre con la inteligencia de Rubén Moreira que siempre fue la voz y la mano detrás del Gobierno del hermano, el profesor Humberto Moreira.

Quienes vivimos de cerca esta relación, profundamente íntima y con todas las proyecciones en el hacer público, seguimos sin comprender qué pudo haber pasado. Pero no es el único, víctima o villano, en haber quedado muy lejos del afecto de Rubén. Ahí está otro de sus brazos derechos, David Aguillón, a quien siempre señaló como su compañero.

David fue, desde la oficina de comunicación social del Profe Moreira, el primero en impulsar la candidatura de Rubén. Que en su día era totalmente absurda. El hoy gobernador siempre dijo que sería su secretario de Gobierno. Por la relación, la profunda vinculación, el apoyo que le dio, todos creímos que así sería. Hoy no es sino el titular de la Fundación Colosio, una posición muy abajo en el organigrama del poder.

Y así podría enumerarse el destino de muchos de sus más cercanos.

Rubén es un hombre culto, con una formación sólida tanto en temas de historia como en política. Ha logrado remontar muchas cuestas como gobernador y quiero creer que ha hecho un trabajo eficiente, que ha logrado recuperar buena parte del tema de inseguridad que era gravísimo. Y que pese a la inmensa deuda pública ha podido gobernar, quitarse además la sombra de un gobernador inmensamente popular como fue su hermano.

¿Por qué entonces este tipo de acciones, tan burdas, como la del hijo de quien fuese su amigo?

¿Puede haber un “Bronco” en Coahuila, podría serlo Noé Garza Flores que, además, conoce las entrañas de la organización priísta que con Rubén borró a los panistas?

O, lo que me parece más lógico, Noé podría estar relacionado con el Profe Moreira, que después de estudiar en España y hacer miles de horas de ejercicio, regresó a vivir a Saltillo.

¿Podría tratarse de una reacción injustificada y tremenda a un gesto de retorno del poder del Profe Moreira?

Ninguno de quienes conocimos la cercanía, Rubén el hermano mayor que apoyó a la madre viuda con los hermanos menores, entre ellos pudimos haber imaginado que hubiese un rompimiento. Y menos que fuese tan violento.

¿Estamos ante actos desesperados frente a cualquier asomo de la fuerza de Humberto Moreira, ahora opositor de su hermano y consejero? ¿Puede un político tan cuestionado, tan profundamente golpeado, volver a cabalgar el poder local? ¿Un candidato independiente a suceder a Rubén Moreira puede estar siendo planeado en la casa del Profe?

¿Qué pasará con la relación de Rubén con Luna Canales, hoy diputado federal… se mantendrá hasta el final del sexenio o será, también, víctima de esa maldición política? Para nombrar a uno de los sobrevivientes.

Por lo pronto la denuncia de Noé Garza nos hace volver la mirada hacía Coahuila con una mezcla grande de tristeza y decepción.  No era así tendría que decirle alguien a Rubén, no era así como imaginamos el poder…

En Tuiter: @isabelarvide

Blog: EstadoMayor.mx