imagotipo

Sin Gafete / Isabel Arvide

  • Isabel Arvide

  • La maestra a su casa
  • Los maestros a su casa

El verdadero delito que cometió la señora Elba Esther Gordillo es político. Haber retado a un Gobierno que apenas iniciaba, provocar rompimientos desde la campaña política, hartar a la clase gobernante… cómo lo quiere poner en palabras sencillas.

Porque eso de fincarle responsabilidad por “lavar dinero” está, totalmente, fuera de contexto. Y seguramente cuando pase la rabia o el sexenio, algún juez la encontrará inocente.

Ella se gastaba, a capricho si se quiere, el dinero de las cuotas sindicales que legalmente llegaban a sus manos. Punto.

El suyo, a través de los años, fue un sindicato sumamente útil para el sistema político mexicano. Y junto a la Maestra se convirtió en un lastre de cara a la reforma educativa.

Después de vencer trabas ilegales, inmorales que le impedían irse a casa, bajo el régimen de prisión domiciliaria, salió de la cárcel.

Quiero suponer que lo hizo con infinita alegría, que poder estar cerca de los suyos es lo más importante.

Otros maestros se irán a casa. Porque no se presentaron al examen de evaluación obligatorio.

Se quedan quienes reprobaron, lo que es en sí una tontería inmensa. Tal vez los que no se examinaron están mejor calificados… Lo cierto es que los reprobados están haciendo un daño terrible a los niños. Lo que ya sabíamos, lo que habíamos venido padeciendo hace muchos años.

Estos maestros, según el secretario Nuño son 3 mil 600, no parecen dispuestos a perder su trabajo con resignación. A diferencia 3.de lo que sucede con Elba, para ellos irse a casa es un castigo.

La respuesta de la CNTE fue iniciar manifestaciones violentas en Oaxaca. Afectando la vida de cientos de miles de personas que no están insertas en el tema educativo. Ellos insisten en “repudiar” la reforma educativa.

¿Qué sigue para los maestros que se niegan a ser despedidos? No existe negociación, la ley es precisa en esto. ¿Qué buscarán con estas manifestaciones violentas?

En Oaxaca hay un proceso electoral para elegir gobernador. Estas acciones de los maestros van a causarle daño, a estorbar su desarrollo. Millones de mexicanos vamos a volver a perder a la ciudad de Oaxaca con sus plantones. Apenas está por terminarse el análisis de la “Comisión de la Verdad”, sobre lo sucedido con los plantones de final del sexenio de Ulises Ruiz, donde hubo mucho más muertos de lo que sabemos.

¿Y en la Ciudad de México, donde la movilidad está tan limitada, donde se pierden millones de horas productivas detenidos en el tráfico, qué pasará con las manifestaciones de maestros que no se quieren ir a su casa?

Cuando hablamos de Elba Esther hay que reconocerle autenticidad y valor. Ahora todo indica que seguirá en el silencio. Uno debe preguntar si el horror que se aproxima, con estos despidos de maestros, pudo haber sido manejado de otra forma. Si la señora Gordillo era útil…

A mí, en lo personal, me parece justo que la Maestra esté en su casa. Que ahí espere, delicada de salud, el fallo de los jueces. Y los maestros que no quisieron evaluarse también deben irse a casa, pero sin meterse en nuestra vida, en nuestro entorno, en nuestras libertades.

Corresponde al secretario Aurelio Nuño probar que sabe qué está haciendo, que no va a recular, que tiene a la autoridad de su lado para evitar trastocar ciudades… A ver sí…
En Twitter: @isabelarvide

Blog: EstadoMayor.mx