imagotipo

Sin Gafete / Isabel Arvide

  • Isabel Arvide

  • Romero Deschamps habló
  • Mensaje a los que pretenden despedir a 30 mil empleados de Pemex

El líder de los trabajadores de Pemex pronunció un discurso ante el presidente Peña Nieto y todos los responsables del desmantelamiento de esa industria paraestatal… ¿O, tal vez, debería usar una palabra más dura que “desmantelamiento”?

De sus palabras no hubo una referencia en los medios de comunicación. No quiero ser mal pensada, ni creer que hubo una “línea” oficial… Simplemente los reporteros ignoraron su intervención.

Yo llegué a creer que no había asistido.

Como a Carlos Romero Deschamps le gusta clarificar su posición con el menor pretexto, mandó publicar un desplegado cuatro días después del Aniversario de Pemex.

Dos intencionalidades en pugna.

En esa inserción pagada se puede leer que Romero Deschamps se refirió a la buena voluntad, la mejor fe, las muchas formas en que su Sindicato se ha plegado, entendido, asimilado las políticas públicas al respecto. Por ejemplo, refirió cómo aceptaron cambios en la situación de retiro de los nuevos empleados.

Para que quedase asentado, aseveró que a lo largo de la historia de la paraestatal, de los “vaivenes” de las políticas públicas, los trabajadores petroleros siempre asumieron una actitud “institucional”.

Lo que se oyó mitad como recordatorio y otra como reclamo.

Los de los vaivenes eran, fueron siempre los señores del Gobierno. Los bien portados, los de Pemex.

Esta conducta fue por la “estabilidad del país”…

Los conflictos, así como la polarización son muy peligrosas para el país cuando hablamos del petróleo, insistió Carlos
Romero.

Aseguró que de cara a los cambios, aprobados por el Congreso, el Sindicato que encabeza respondió, otra vez, con institucionalidad. Le volvió a repetir, algunos pensarían que fue una forma de refregárselos en el rostro, a los funcionarios públicos que fueron capaces de afrontar un reto enorme, y de asumir acciones que son un cambio significativo, evitando (supongo que en lo posible) afectar intereses de los trabajadores.

Por eso, de ahí puede originarse que su discurso haya sido borrado de los medios de comunicación, están “sorprendidos de escuchar opiniones supuestamente progresistas que casi exigen el despido de miles de trabajadores”.

En resumen, por si no lo habían entendido, se han portado excesivamente bien, comprensivos e institucionales… pero del despido masivo ni un paso adelante, no van a aceptarlo. O sea que Luis Videgaray y compañeros pueden comenzar a contar al revés…

Para que todos sepan a qué atenerse si esto del despido de miles y miles de trabadores de Pemex sigue adelante, Romero Deschamps sentenció: “Tal vez preferirían vernos como un grupo desaforado… que usara el grito y antes de la razón, la estridencia”.

O sea que están dispuestos a la huelga… o por lo menos a ponerse a gritar en lugar de trabajar…

Y luego vino un mensaje cifrado muy interesante. Porque Romero Deschamps le recordó al presidente Peña Nieto que tienen una palabra empeñada. No sé si todos, si el líder petrolero, si el Primer Mandatario… pero hablar de palabras empeñadas es también hablar de compromisos.

En las próximas semanas sabremos si escucharon a Carlos Romero Deschamps, o si continúan con sus “exigencias” de despido masivo de trabajadores petroleros al costo que sea…

Romero Deschamps ya habló. Y ya volvió a insistir en ser escuchado. El reto, como dijo, es inmenso… ¿Se irán al grito, a la huelga..?
En Tuiter: @isabelarvide Blog: EstadoMayor.mx