imagotipo

Sin Gafete / Isabel Arvide

  • Isabel Arvide

  • Mujeres torturadrep¿Quién grabó, quién dio a conocer el video?

En el rostro de los funcionarios, en los comunicados, el miedo. Pánico, terror a nombrar la realidad. La que millones de mexicanos han visto, sin importar que logren “borrar” el video. Tropiezos del subprocurador para Asuntos Federales de la PGR, José Alberto Rodríguez Calderón, para insistir en que la Sedena “ha cooperado”.

¿Qué puede significar “cooperar” con una investigación, cuando lo que vemos es a un mando militar, no una soldado como se pretendió engañar a la opinión pública? A una mujer preparada, bien uniformada, que habla con propiedad y que seguramente es egresada del H Colegio Militar. Cuando la vemos torturar, dirigir tortura e interrogatorio a una joven humilde.

Con toda razón preguntó Joaquín López Dóriga quién, quiénes entrenaron a esa mujer militar y a la mujer policía para la tortura. Para todo, la peor pesadilla, el retroceso inimaginable a los tiempos de la Federal de Seguridad, para todas las técnicas de tortura porque hablan de bolsa de plástico, de toques, de ahogamiento con agua…

Dos mujeres torturan, gozosas, a otra. Mientras un hombre, su jefe jerárquico, observa. Tal vez divertido. Y otro, u otra, graba el evento.

No hay titubeos, no hay un solo gesto de pesar. Son profesionales haciendo, con gusto, su trabajo.

¿En qué momento echamos a perder a nuestras mujeres soldados? ¿Qué nos sucede como país para que esta aberración esté pasando?

¿En qué se equivocaron tan dramáticamente nuestros gobernantes? ¿Cómo pudieron entregar el mando de un Ejército pleno de honor a un hombre que educa a las mujeres para torturar?

No eran improvisadas. No era la primera vez que lo hacían.

Este video es el gran parteaguas de la confiabilidad del sexenio. Sus tres minutos destruyen todo lo que puedan o pretendan decir las autoridades, los gobernantes sobre sus políticas de seguridad.

A la Sedena se le mantuvo, en una gran crisis económica, el presupuesto. ¿Para esto, para formar y mantener, privilegiar a militares torturadores? ¿Cómo creer que los militares no participaron en la desaparición y asesinato de los normalistas después de ver este video? Porque las dos mujeres, el capitán que está viendo, y quien haya grabado, hubieran asesinado a la mujer con la misma sangre fría con la que la asfixian.

Cuanto más ahora que la CNDH habla de la participación de policías federales en su desaparición. Lo que siempre se dijo. Lo que siempre se negó oficialmente. Igual que hacen con los militares.

La violencia del vídeo no tiene límite. Como tampoco la indignación que provoca.

Se nos ha dicho, llevamos años en eso, que se ha erradicado la tortura. Hay una prueba de que no es así. De que por el contrario escaló en la jerarquía, que ahora son los militares, como los militares fascistas y golpistas de Sudamérica, los que torturan por orden superior.

Y es que esto es lo peor de todo. Que esas mujeres actuaron por orden superior. Que fueron entrenadas para hacerlo. Y que eso significa que en todo el país tenemos cientos de militares, hombres y mujeres, torturadores ejerciendo su “obligación”, cumpliendo sus órdenes contra el pueblo.

Porque la Constitución dice que todos somos inocentes. Y esa joven mujer torturada era y es inocente mientras el juez no diga lo contrario.

¿No que éramos un país de leyes?

Esto lo sabía la PGR desde enero de este año. Presuntamente porque luego se sacan las “investigaciones” de la manga. ¿Por qué entonces no han llegado a las entrañas de esta corrupción, de esta aberración inaceptable? Y eso significa meter a la cárcel a sus jefes y a los jefes de estos. Ni la mujer policía ni la mujer militar se mandan solas. ¿Quién las entrenó, para qué?

¿Tenemos una nueva “Brigada Blanca” dentro de las instituciones de seguridad? Esta capacidad para torturar, ¿es producto de la influencia que tiene el general Enrique Cervantes Aguirre, que estuvo en Guerrero cuando tiraban a los guerrilleros de helicópteros, sobre Cienfuegos?

¿Qué le pasó al Ejército, donde perdieron honor y patriotismo? ¿Cuándo se convirtieron, policías y militares mujeres, en la peor escoria de nuestra sociedad?

¿Va a convivir perversamente con esta realidad el presidente Peña Nieto? ¿Es que ninguno tiene vergüenza?

En Tuiter: @isabelarvide Blog: EstadoMayor.mx