imagotipo

Son Politikon

  • Son Politikon / Arisco-Teles

  • Arisco Teles

Para finales del siglo pasado la oportunidad de formar nuevos partidos, algunos priístas que fueron miembros de su dirigencia, legisladores, gobernadores o funcionarios de alto nivel empezaron a dejar al PRI, por razones personales o por no ser tomados en consideración. Entre otros Muñoz Ledo, López Obrador, Cuauhtémoc Cárdenas, Manuel Camacho, Marcelo Ebrard, Elba Esther Gordillo, Malova, Manuel Barlett, Arturo Núñez, Moreno Valle, Carlos Joaquín, Miguel Ángel Yunes, De La Fuente, Ángel Aguirre, “El Bronco”, Dante Delgado, etc.; la sangría se convirtió en transfusión para crear o fortalecer a otros partidos políticos antagónicos.

Durante el Gobierno de Fox, los priístas se quedaron sin su líder natural y en la orfandad. Los gobernadores priístas en turno se convirtieron en jefes de su partido en cada entidad, influyendo en la selección de candidatos a presidentes municipales, diputados locales y federales; senadores. Disfrutaron con absoluta independencia su gubernatura y por primera vez escogieron a su sucesor. Las siglas del partido eran buenas para efectos del registro solamente; el PRI se pulverizó. Los nuevos gobernadores del PRI en esa época dependían de su antecesor. Los cuales gobernaron parte de su Gobierno durante el Gobierno de Calderón y están terminando su gestión durante el sexenio de Peña Nieto, a él le tocó recibir esta herencia. La gestión de estos gobernadores salvo excepciones, han sido calificadas negativamente. Fue un lastre que debilitó la imagen del PRI y que lastimó al Gobierno de Peña. Mientras gobernó el PAN algunos cometieron excesos y arbitrariedades sin control, la corrupción aumentó considerablemente, se convirtió en una carga de desprestigio para el PRI, al que jamás tomaron en cuenta, eran Virreyes. Al final del Gobierno de Fox los gobernadores en turno tuvieron que reunirse para participar en la selección del candidato a la Presidencia.

Prevaleció la división e intereses personales, finalmente la corriente del TUCOM perdió y se impuso el grupo de Madrazo, el que perdió las elecciones Presidenciales y quedó en tercer lugar, ante este fracaso empezó a darse una recomposición de fuerzas. Del grupo sobresaliente se distinguió como gobernador del Edomex. Peña Nieto, quien logró reunificar al priísmo y ser designado candidato presidencial, logrando ganar las elecciones en una contienda muy cerrada. En lo que va del sexenio ha realizado grandes Reformas y obras de infraestructura muy relevantes. Con un alto grado de dificultad se reagrupan las organizaciones dentro del PRI y a nivel del Poder Legislativo en las elecciones intermedias obtienen la mayoría frente a otros partidos. En el caso de gubernaturas al PRI no le ha ido muy bien, los electores han manifestado su repudio absoluto a la mayoría de sus gobernadores salientes que les fueron impuestos durante el sexenio de Calderón y que no cumplieron con su responsabilidad histórica, hoy algunos están en la cárcel y otros son prófugos de la justicia. El propio Gobierno del PRI se encarga de investigarlos y ponerlos en su lugar, hay la voluntad política de investigar y sancionar a quien resulte responsable de algún delito. Nunca un Gobierno había iniciado tantas investigaciones del orden penal. Se hará justicia sin contemplaciones. De aquí en adelante los gobernadores de los Estados tendrán que ser hombres íntegros y honestos; deberán aplicarse en el uso de los recursos públicos y combatir la corrupción. El servicio público debe ser de excelencia en todos los sentidos. El Gobierno, los partidos y la sociedad estarán atentos para desterrar este mal que corrompe nuestra sociedad. Todavía faltan dos años de gestión presidencial, habremos de ver rodar más cabezas, que “pongan sus barbas a remojar”. En esta etapa de transición el PRI no puede posponer su Asamblea y necesitan de un líder político de reconocida experiencia y trayectoria para la verdadera transformación de su partido con miras al 2018.