imagotipo

Son Politikon

  • Son Politikon / Arisco-Teles

  • Arisco Teles

Inquieto, cansado y preocupado me dormí soñando en un futuro mejor para México. De pronto me asaltó una pesadilla, desperté sorprendido; Trump ganó las elecciones, nos faltó información. Estaba saliendo el sol y vi un amanecer esplendoroso, la desdibujada frontera del norte tomaba forma nuevamente. Por un lado vislumbré un enorme muro y a la derecha un río embravecido irrigaba la Mesilla recuperada por Adolfo López Mateos, recordé la reciente visita del papa Francisco en esa región celebrando misa en territorio patrio y llenando de bendiciones al pueblo mexicano, hijos de la Guadalupana, emperatriz de América. Del otro lado, detrás de la valla metálica, también empezó el día después de un largo y profundo sueño (americandream). Volvimos al presente y terminó la “realidad virtual”, hoy se inicia una nueva época de progreso y desarrollo, al parecer se cierran las puertas del norte y se nos abren las puertas del mundo.

Hace muchos siglos el pueblo chino en su esplendor, construyó la monumental Muralla China para protegerse de invasiones, cerró las puertas de hospitalidad apartándose del mundo para disfrutar su época de grandeza, hoy para superar sus carencias no solo se abre, sino recorren el mundo en busca de su integración internacional dentro de la globalización. Las culturas sólidas deben mezclarse para enriquecer a la humanidad; el aislamiento, solo conlleva a la regresión.

La nación norteamericana creció por la grandeza de la migración y la colonización de sus tierras llegando a ser pionero en la defensa de los derechos humanos. Solo sus pobladores originarios viven en reservaciones indígenas sin poder soñar.

Al inicio de su prosperidad en tiempos pasados vino la migración forzada (esclavitud) para la realización de trabajos rudos. Su evolución libertaria generó una terrible guerra civil que desterró la esclavitud (Lincoln). Ahora se cierra un ciclo de su historia con un excelente presidente de origen afroamericano. Hoy el mundo entero está nuevamente en una lucha de principios y valores. Lamentablemente el materialismo gana terreno sobre la espiritualidad del ser humano. La crisis económica mundial sacude al planeta, un camino conlleva a las tablas de la Ley de Moisés y del otro a la adoración del Becerro de Oro que construyó su hermano Aarón. Algunos equivocaron el camino y vino la destrucción de Sodoma y Gomorra.

Estamos iniciando una nueva etapa de la humanidad, el Presidente electo Trump tiene una gran responsabilidad con la humanidad, sus decisiones influirán en el destino próximo de su nación y de la comunidad internacional.

El presidente Peña Nieto se reunirá pronto nuevamente con él, siempre hemos estado atentos al respeto entre los hombres y las naciones, como Juárez. Para la solución de los problemas, el diálogo, la comprensión, la solidaridad y la suma de esfuerzos son el camino ideal, sobre todo entre pueblos vecinos por siempre. Independientemente de los acuerdos que beneficien a ambas naciones, México está en plena transformación, Peña ha sido visionario, estamos obligados a fortalecer nuestra identidad nacional para la solución de problemas y rezagos del pasado, pensando en nuestros hijos. Tenemos dos años por venir de este sexenio, cerremos filas en torno a nuestras instituciones con auténtico patriotismo, los mexicanos unidos siempre crecemos frente a la adversidad, es el reto del futuro. En el mundo se reconoce la capacidad y esfuerzo de nuestros trabajadores, su imaginación y talento es ejemplar. Viva México. Los mexicanos no serán nunca una carga para otra nación, somos empeñosos, responsables, luchamos por nuestra autosuficiencia, progreso y un desarrollo con bienestar con mayor seguridad y justicia. Esta es una gran oportunidad, vamos todos juntos por México.