imagotipo

Son Politikon

  • Son Politikon / Arisco-Teles

  • Arisco Teles

El presidente de México canceló la reunión con su homólogo norteamericano, sus condiciones son inaceptables y nuestra postura inquebrantable. No olvidemos la historia, somos vecinos (por siempre) y tenemos problemas comunes que solventar. El Presidente cuenta con el respaldo de los mexicanos (acá y allá); es nuestro representante y defensor de las instituciones. Recordemos: “la patria es primero”, frase pronunciada por Vicente Guerrero, héroe de la Independencia cuando quiso ser sometido por el Virrey Apodaca, después logró la Independencia (otra vez David y Goliat).

El Estado mexicano desde sus orígenes ha luchado por la autodeterminación, la paz, el respeto entre las naciones y por el desarrollo y bienestar de los mexicanos. Por eso, el Presidente lleva los símbolos patrios en el pecho, el mundo, nos reconoce con respeto por nuestra firme política internacional, en estos tiempos extendemos nuestra mano abierta solidariamente por el bienestar de la humanidad y cerramos el puño, no como amenaza sino en señal de unidad nacional.

Siempre habrá intereses ocultos internos para debilitar a la nación y satisfacer ambiciones personales. La historia describe que los mayores daños, son fruto de la desunión y la traición.

Cuando nos convenga una reunión, no serán dos personas dialogando o discutiendo, estarán dos naciones vecinas buscando un destino mayor; que prevalezca la solidaridad; la comprensión; la paz y el bienestar entre ellas. Dejémonos de críticas, analicemos con objetividad la realidad mundial y debidamente ubicados, entendamos que un país sólo crece por su PIB y el mercado interno, es lo que hace fuerte a la moneda. Uno vale por su esfuerzo, productividad y la riqueza que crea con sus productos. El día que generemos más satisfactores podremos crecer. Atender a millones de seres humanos que no producen “satisfactores” tiene un costo elevado y debilita a la moneda; crear y mantener una infraestructura de servicios en dos millones de Km2, igual; de lo que no podemos prescindir es de alimentación, salud y educación. Cada año gastamos millones importando alimentos básicos, tenemos miles de hectáreas de tierras ociosas y un mínimo de personas en edad de trabajar en la producción de bienes de consumo. El camino para ser independientes y prósperos tiene como base la autosuficiencia alimentaria, ahí está la raíz de los males o frutos para el bienestar nacional. Nos ha faltado vocación por trabajar la tierra y aprovechar las riquezas del mar. Tenemos 11 mil kilómetros de costas y solo vamos a nadar, también hay que pescar. Hemos vivido de nuestros recursos naturales no renovables y se están agotando. Vamos por la tierra y el mar para lograr nuestros objetivos. Necesitamos fortalecer más esas áreas de Gobierno. Tenemos Reforma Educativa, Sanitaria y viene a fondo la agroalimentaria ambiental por el bien de México. La seguridad y la justicia se transformarán pronto. Son temas de este Gobierno en evolución.

Estemos atentos al desarrollo de los acontecimientos. Vamos juntos por México, no se olvide que cómo nos ven, nos tratan. Ojalá los partidos que viven de los recursos del pueblo apoyen por el futuro de la nación.

Cuidemos la patria, que nuestra incipiente democracia abierta no sea una carga para nuestro crecimiento; que los intereses legítimos de grupos o personas por alcanzar el poder, no nos destruyan. La diversidad de ideas enriquece, pero después de una elección, vamos juntos con hombría de bien y lealtad por México.

El Pacto por México y las Reformas de transformación se aprobaron mayoritariamente, nadie se los impuso, que ninguno se raje.

Norteamérica canta: “no existe un momento del día, el que pueda apartarte de mí, el mundo parece distinto, cuando no estás junto a mí”.
spolitikon@yahoo.com