imagotipo

Son Politikon

  • Son Politikon / Arisco-Teles

  • Arisco Teles

Hemos brincado la cuesta de enero y siempre unidos lo haremos sobre cualquier obstáculo (muro). México tiene además el respaldo y reconocimiento mundial por su respetable política internacional; olvidemos a Trump y preparémonos para revisar y avanzar en los tratados comerciales con cualquier país.

La transformación que hemos iniciado debemos concretarla para ser competitivos. La diversidad enriquece y la unidad nacional nos fortalece.

Ahora sigamos adelante con nuevos bríos. El Gobierno tiene la oportunidad de consolidar sus grandes reformas que nacen de un pacto nacional a propuesta del presidente Peña Nieto y se reestructura la administración pública en los tres niveles de Gobierno. La mayoría de los partidos políticos aceptan la reducción de los apoyos públicos (debe ser total) y la supresión de los diputados de representación proporcional que propone el PRI (porqué no todos); se reducen los gastos innecesarios de Gobierno; el INE acota sus gastos electorales; se termina con las prebendas de servidores públicos y se reestructura el gasto público; se simplificarán trámites burocráticos; se dictan diversos acuerdos para impulsar la economía y generar empleos, se brinda apoyo total al campo, respaldo a los migrantes mexicanos; se contiene el aumento a las gasolinas y el sector privado invertirá millones de millones, su apuesta es con México.

En general, la mayoría de los mexicanos se suman al esfuerzo de las instituciones para vencer la adversidad y consolidar el desarrollo del país.

Los que se han visto muy mal son algunos diputados y los partidos que representan. En una reciente entrevista su ignorancia fue vergonzosa ¿cómo pueden legislar si no conocen la Constitución? Los partidos deben seleccionar escrupulosamente a sus candidatos, no deben defraudar al pueblo.

Necesitamos hacer un lado la politiquería y la demagogia, son tiempos de superación, debemos concentrarnos en elegir a hombres probados y sumar esfuerzos para enfrentar los problemas que se avecinan. Los aspirantes a la Presidencia deben poner el ejemplo. Adelantar los tiempos de la sucesión sin coadyuvar en la solución de los problemas que enfrentamos, en esta época convulsa de orden mundial, es debilitar a la patria, aún más si es para satisfacer intereses personales, el pueblo estará muy atento y reprobará estás actitudes. En 2018 todos tendrán oportunidad en igualdad de condiciones para alcanzar sus aspiraciones. Cambiará la forma de hacer política, las campañas tendrán que ser constructivas, porque hoy es más fácil criticar o cuestionar sin tener conocimientos y experiencias para emitir una opinión seria y razonable. El que quiera gobernar que demuestre su capacidad y experiencia con hechos propios, no con discursos, ni promesas o críticas negativas. No queremos de Presidente un buen orador o un graduado en el extranjero desvinculado de la realidad nacional, necesitamos una mujer u hombre probados con capacidad para gobernar y que conozcan de raíz la historia y la problemática nacional; que sea leal y congruente con su ideología política y que sus compromisos solo sean con la nación. Más que una campaña de discursos necesitamos conocer qué han hecho en su carrera política al servicio de la patria (de lengua me como un plato). Las instituciones fuertes han sido las de orden religioso y militar, los ascensos se adquieren con una carrera de servicios y con méritos en su desempeño. Para demostrar su capacidad, experiencia y conocer su proyecto de nación, habrá que poner a su disposición todos los medios de comunicación y en lugar de recorridos costosos, inútiles y engañosos para el pueblo, organizar debates públicos por regiones. Hoy, la historia nos llama a cerrar filas para enfrentar los retos del exterior, con: “…sabia virtud de conocer el tiempo…”. Se cierra el telón, con patriotismo nos vemos en 2018.
Comentarios

spolitikon@yahoo.com