imagotipo

Son Politikon

  • Son Politikon / Arisco-Teles

Arisco-Teles

El empleo ha sido una asignatura pendiente que requiere de diversas reflexiones. La creación de empleos ha aumentado constantemente, gracias a las condiciones económicas favorables del sector público durante el sexenio,lo que refleja la confianza del sector privado y de inversionistas extranjeros. En ese contexto somos a nivel mundial un polo de atracción en el proceso de globalización para todo tipo de inversiones, a pesar de la crisis económica mundial. En nuestro país existe una incorrecta apreciación en cuanto la creación de empleos, muchos piensan que el Gobierno crea “empleos” y no es así, sólo genera las condiciones para ello; es más, la burocracia debe reducirse. Los que crean los empleos son el sector privado, miles de personas físicas que emprenden negocios y la sociedad civil. “Papá Gobierno” ya no existe, solo emplea excepcionalmente a través de empresas paraestatales y otros organismos (Pemex que va a la baja en producción y CFE que constantemente crece).A través del tiempo el Gobierno ha ido dejando en manos de los particulares todas las actividades de carácter empresarial que realizaba, cabe recordar que incluso parte de la industria cinematográfica y cientos de cines era suya; incluso hace unos meses subastó los ingenios azucareros con gran éxito por el buen desempeño de su director en los últimos años, los cuales había expropiado el gobierno de Fox. Como dice el refrán: “zapatero a tus zapatos”.

Nuestro futuro depende del campo, de excelentes empresarios o empleadores y de un buen Gobierno para favorecer todo tipo de inversiones. Tanto la falta de iniciativa, como los depredadores han detenido el desarrollo. Ante esto último, la unidad nacional es básica. El país es el espejo de todos nosotros, hay que madurar y cerrar filas haciendo un lado los intereses de grupo. Hay que vivir del esfuerzo individual para fortalecer el colectivo. Lo demás es puro cuento, sólo nos gustanentre otros el de Scheherezade, así como los refranes, las frases célebres, las fabulas y los dichos populares, es la cultura de los pueblos que a través de la observación cotidiana, ha encontrado con sentido común a través de los siglos como actuar y resolver todo tipo de problemas. Los más críticos por lo general no aportan nada, sólo confrontan y retrasan el desarrollo nacional, son como insectos, cuando ya está la siembra para cosechar, van sobre ella, la devoran, otros son parásitos sociales, son insaciables y jamás producen algo. Y sino sólo hay que ubicarlos en las redes sociales con tonadillas de: “Me duele amarte, los sueños que eran para ti, se pierden con cada palabra”.

Para tener credibilidad, hay que ganarse el pan con el sudor de la frente, cumplir debidamente con las responsabilidades personales y desde luego pagar sus impuestos. Lanzar piedras es fácil, cumplir cada quien con sus obligaciones es difícil tarea. Por eso las multitudes y la obscuridad son peligrosas, en el anonimato se despiertan pasiones insanas, no hay rostros ni identidad y en ocasiones aparecen con máscaras. Es importante que cada quien sacuda su propia conciencia y participe en la vida social y juntos superemos nuestras carencias y deficiencias. Todos tenemos que hacer un esfuerzo para dejar a las nuevas generaciones un mundo mejor. La crisis de valores y de principios y el abandono de las buenas costumbres llega a su límite, la humanidad está en riesgo, hagamos un esfuerzo de superación, todavía estamos a tiempo, hay que poner la basura en su lugar. Hay que aprender comunicarnos de mejor manera, ser constructivos sin renunciar a nuestros derechos siendo exigentes, con notros mismos.
sploitikon@yahoo.com