imagotipo

Son Politikon

  • Son Politikon / Arisco-Teles

ARISCO-TELES
Estamos a un mes de las elecciones para gobernadores en Edomex., Coahuila y Nayarit. Entre propuestas, promesas y descalificaciones, las campañas en su mayoría parecen una guerra sucia. Los ciudadanos quieren candidatos con amplia experiencia para gobernar y otras virtudes, los discursos no sirven, muchas veces no aportan proyectos viables y solo se utilizan para denigrar a los contendientes. Vaya democracia. Necesitamos cambiar de actitud para progresar y fortalecer nuestra democracia, con verso de: “Amor como que el me das y sé que noche con noche, va creciendo más y más”.

Los gobernadores salientes fueron electos hace seis años en el periodo de Calderón. De esa época hay varios que terminaron su periodo recientemente y se encuentran procesados en la cárcel y otros son investigados por corrupción. De esa camada del sexenio anterior faltan por terminar el de Morelos (PRD), Chiapas (PVEM), Tabasco (PRD), Guanajuato (PAN), Yucatán (PRI) y Jalisco (PRI). Han de estar muy preocupados preparándose para rendir cuentas de su gestión. En diciembre se mencionarán nombres de los aspirantes de los partidos para competir, al igual que para Veracruz y Puebla (PAN), que van junto con la presidencial y el Gobierno de la Ciudad de México (PRD), con:“A la orilla de un palmar, yo vide una joven bella, su boquita de coral sus ojitos, dos estrellas”.

Hacienda seguirá mejorando su política de precios en energéticos, Pemex y CFE optimizan su posición económica y con el apoyo del Banco de México se mantiene la estabilidad monetaria. No cabe duda, el Gobierno de Peña y los mexicanos unidos en México y en EU han contenido la embestida de la política de Trump con firmeza y dignidad. Nuestro país se crece y siempre vence ante la adversidad. Sería mejor si todos jalaran parejo.

Si seguimos así, tenemos por delante un gran futuro. Lamentablemente todavía hay malos mexicanos. Los acontecimientos de Puebla con relación al robo de combustible son un problema que juntos tenemos que resolver, es un asunto que daña nuestro prestigio y progreso. Los tres niveles de Gobierno deben de reforzar su vigilancia como les dijo Peña que deberían de responsabilizarse aún más.

Es un daño muy grave que distrae los esfuerzos gubernamentales, el problema de fondo es que participan muchos mexicanos que compran a la delincuencia el combustible para su distribución y venta y unos más a sabiendas la compran para su uso en expendios clandestinos.

Es necesario hacer una campaña, no solo contra los saqueadores, sino contra todos los distribuidores y finalmente consumidores de estos productos de procedencia ilegal. En realidad son cómplices de la delincuencia organizada.

Lo mismo pasa con nuestros jóvenes que adquieren estupefacientes, son financiadores del tráfico de drogas con sus recursos. En la adquisición de productos provenientes del contrabando, es lo mismo, ayudan a destruir las fuentes de trabajo y dañan la economía nacional. Iniciemos todos una campaña con nuestros vecinos y conocidos para desterrar estos males que detienen el desarrollo de la nación y de nuestros hijos.

En un país tan grande y superpoblado un Gobierno no puede desterrar estos males sin el apoyo decidido de la sociedad. En lugar de manifestaciones para resolver problemas, vamos a sumar esfuerzos para combatir estos males que son causa y origen de los demás.

Basta de desprestigiar nacional e internacionalmente a nuestras instituciones cuando de alguna manera por nuestra indiferencia y críticas destructivas echamos abajo los esfuerzos de la mayoría. Ahí están las raíces de los tres graves problemas, con: “…, cantando no hay reproche que yo pueda…”.

spolitikon@yahoo.com