imagotipo

Son Politikon / Arisco Teles

  • Son Politikon. Alberto Juárez

El tiempo se va como el agua: “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”. Solo nos tomaremos la semana entrante para escuchar los mensajes del papa Francisco, meditar y después actuar para seguir sus pasos e iniciar una nueva época de transformación de la humanidad. El Santo Juan Bosco tenía el Don de la ubicuidad, podía estar y ser visto en dos lugares distantes al mismo tiempo, hoy con la avanzada tecnología el Papa está aquí con la Guadalupana y la observan simultáneamente en todo el mundo. Él tiene una dualidad es Jefe del Estado Vaticano y líder del cristianísimo en cualquier lugar. México será por una semana el faro de luz del mundo. El Papa, como Juan Diego (nuestro humilde compatriota de origen indígena), llevó un ramo de rosas a la Virgen; hoy Francisco hace lo mismo en el Cerro del Tepeyac, con gran humildad para sacudir las conciencias de toda la humanidad, recordándonos origen y destino. Dejemos atrás los golpes de pecho, el conformismo y cumplamos con nuestra elevada responsabilidad en la tierra, solo nosotros somos responsables de nuestro ser y futuro inmediato: “El sol y la luna te están alumbrando, y los querubines te están acoronando”.

Tal vez el mensaje más importante sea el próximo día 14 “Día del Amor…” principio fundamental de los 10 Mandamientos y de la Doctrina de Jesucristo. No es un asunto de enamorados es de hermandad, respeto y amor auténtico entre los hombres.

En uno de sus evangelios Jesús nos hacía ver que un padre amoroso repartió equitativamente entre sus hijos varios “talentos” de oro y solo uno de ellos supo aprovecharlo debidamente en ejercicio de su libre albedrío; igual todos los hombres están dotados de diversos talentos de distinta naturaleza y capacidades diferentes para enfrentar los retos de la vida.

Lo importante es conocerlos para su realización personal. La felicidad y el éxito no radican en lo material, eso es superfluo, la “felicidad” se encuentra en uno mismo, es la satisfacción de ser amado y amar a los demás. Siendo iguales todos los hombres como especie, en lo individual todos somos diferentes (la felicidad y el éxito), cada uno tiene o asume un papel que cumplir. El conjunto social interviene en otros factores a veces negativos que debemos vencer y retos que superar. El gran filósofo español Ortega y Gasset lo sintetizó hablando del hombre y su circunstancia. Cada quien se enfrenta a ella. De acuerdo a sus capacidades, experiencias, conocimientos y habilidades. Por eso hay que fortalecer el espíritu y dominar los deseos para no ser esclavo de ello. El que lo logra estará satisfecho consigo mismo y al sentirse realizado: alcanzará la felicidad.

De ahí la importancia de la educación, da seguridad para alcanzar objetivos, para no perder valores y principios que alimentan la conciencia, para cumplir nuestro deber en la tierra.

Como hemos señalado, en el cuarto año de Gobierno del Presidente en turno, alcanza su mayor fortaleza y conocimiento de la situación real del país y de sus colaboradores. Ello implica hacer cambios, redoblar esfuerzos y ajustar programas. Nuevamente hubo cambios en el Gabinete, eran necesarios, convenientes y se harán los que sean ineludibles para alcanzar las metas y promesas.

La tarea más difícil es gobernar y requiere de una evaluación permanente y tomar oportunamente difíciles decisiones. Es la responsabilidad de un estadista, y a veces no se comprenden debidamente por falta de información, solo con el paso de los años sin pasiones, el juicio de la historia pone las cosas en su lugar. Las grandes decisiones a veces no producen beneficios de inmediato y hay desesperanza, se convierten en actos que transforman a una nación para su debido desarrollo y grandeza. En el transcurso de seis años es imposible hacer una evaluación correcta de los resultados del mandato popular, los mayores logros tardan en dar buenos frutos, la mayoría de los árboles útiles tardan años para madurar. En cambio las flores se producen con rapidez, son hermosas, pero se marchitan velozmente y no nutren nuestro cuerpo, ni satisfacen el hambre.

Los nuevos nombramientos generan buenas expectativas y se empieza a engordar la caballada a su tiempo para la carrera final.