imagotipo

Son Politikon / Arisco Teles

  • Son Politikon. Alberto Juárez

Como dice un proverbio: “hay que poner las cosas en su lugar”, la llegada de Calzada a SAGARPA y la de Narro a SALUD empiezan a sacudir en algunas áreas viejas y obsoletas estructuraspor instrucciones del Presidente. Con las nuevas tecnologías para la agricultura no podemos cruzarnos de brazos y quemar incienso para que Tláloc nos traiga el agua, ni tampoco podemos evitar los problemas de salud con cientos de hospitales. Faltan programas efectivos y una cultura recia de prevención, con: “…y si vivo cien años, cien años pienso en ti”.

Otro problema es confundir la pobreza con el hambre, la cual va generalmente de la mano con la miseria; de igual manera sucede con la alimentación y la debida nutrición del organismo. Tal es el caso de que con un alto grado de pobreza en el país desde hace tiempo, tenemos el primer lugar de obesidad en el mundo y sí se hiciera un censo de venta de fritangas ganaríamos el mismo lugar y no se hable de comida chatarra. Por eso, el proyecto que preparan los dos Secretarios de Estado sobre un Programa para aumentar la producción de alimentos (tanto un combate a la pobreza, como de dieta sana cambiaran el futuro de la nación).

Así como aspiramos a un pleno desarrollo sustentable para conservar las riquezas naturales, vamos a contar con un Plan para aprovechar óptimamente los recursos, sin desperdicios y cuidar el sano desarrollo del cuerpo de todos los mexicanos -fuertes y bonitas se verán mejor-, por ello dicen bien: “de borrachos y panzones están llenos los panteones”. La Secretaría de Educación debería de subirse a este carro de salvación, desde luego hay que mejorar la infraestructura de las escuelas, pero no nos olvidemos de los niños, por eso el presidente mexiquense Adolfo López Mateos estableció los “Desayunos Escolares”, “que tiempos Señor Don Simón”. Ahora vamos a fondo con mayor amplitud, será para todos. Habría que ir pensando que sí todo sale bien ¿qué hacer con los hospitales?, pues la mayoría tendremos larga y sana vida y; los ahorros que tengamos, serán para mejorar otras prestaciones como la de los pensionados. Vamos bien, hay que jalar parejo para transformar el país, si seguimos sólo de quejumbrosos, habrá que ampliar las salas de psiquiatría. Nos guste o no, tenemos que aprender a comer bien para nutrir nuestro organismo sin excesos o supuestos alimentos que afectan el cuerpo humano. Necesitamos disciplina para comer. Esperamos noticias pronto sobre este gran proyecto nacional. Uno de los principales Derechos Humanos es la alimentación. Usemos todos los medios de comunicación con los tiempos del Estado y recursos de publicidad para su difusión. Que cada ciudadano se convierta en un promotor de la dieta sana, que no significa ayunar o dejar de comer. No llenemos de desperdicios orgánicos los botes de basura, aprendamos a tomar alimentos sanos con la debida proporción. Después de la Segunda Guerra Mundial los europeos de esa generación por sobrevivencia aprendieron a comer y con la proporción debida, los platos los dejan limpios y no por golosos, sino porque aprendieron a nutrirse correctamente y a degustarlos. La producción de alimentos para satisfacer las necesidades del mundo es prioritario y deben alcanzar para toda la humanidad. La falta de una cultura sobre la sana alimentación genera muchos problemas de salud y la muerte de millones de seres humanos (diabetes -problemas del corazón- etcétera). Este programa traerá grandes beneficios a la nación y si otras lo hacen será para la humanidad. Hay que empezar por casa y poner el ejemplo. Los ahorros serán multimillonarios, no se nos olvide que para comer trabajamos “hay que ganarse el pan con el sudor de la frente”.

Nuestra obligación es cuidar la naturaleza y la tierra, porque si no lo hacemos y con más millones de seres humanos, nuestros hijos vivirán en un páramo lleno de “piedras” que jamás se podrán comer. Tampoco debemos de comernos la honra de otros con chismes y diretes, es una especie de canibalismo que puede terminar con la humanidad, con: “…el cielo se está nublando ¡ay mamá me estoy mojando!…”.
Comentarios:

spolitikon@yahoo.com