imagotipo

Son politikon | Arisco-Teles

  • Son Politikon / Arisco-Teles

Las festividades o días de guardar de orden religioso o cívico tienen como objetivo recordar acontecimientos importantes en la vida de la humanidad. En algunos casos son fechas para celebrar, en otros son días para meditar, orar, ayunar, de abstinencia o de duelo; no son momentos para descansar, sino para celebrar o de recogimiento para la superación espiritual de los hombres. Igual sucede con el calendario cívico, hay fechas para celebrar o de duelo y otras son homenajes públicos en reconocimiento a quienes dedicaron su vida al servicio de la humanidad o murieron luchando por un ideal. En el transcurso del tiempo para recordar a estos grandes seres humanos o hechos históricos trascendentes, se establecieron fechas especiales como días de asueto que son tradicionales en cada nación, por su alta significación cívica o moral. Lamentablemente con la pérdida de valores, principios y desconocimiento de la historia, estas fechas se han convertido en clásicos días de descanso, desvirtuando su elevada significación, con: “Engalanaron la vecindad entera, Panchita la portera, cobró su comisión”.

Ahora, la mayoría los considera una especie de vacaciones y en ocasiones movemos las fechas para juntarlas con un fin de semana sin conmemorar la fecha y le llamamos “puentes”. Cada inicio de año vemos con avidez el calendario para acomodar y disfrutar otro día de descanso. Desde hace siglos los hombres escogieron el domingo como día de descanso; en el siglo pasado agregamos los sábados y se establecieron períodos de vacaciones que desde luego son necesarios para cualquier ser humano. Recordemos que el trabajo ennoblece al hombre, pero es muy importante cuidar el cuerpo, la recreación, la integración familiar y social y, lo más importante, fortalecer nuestro espíritu. Los que tienen trabajo formal poseen derecho a estos días de asueto, los que viven en la informalidad trabajan más esos días para atender y servir a los que descansan, con: “Yo me hice fuerte y les canté La carta a Eufemia, que me echo un gallo y un changuito me vacila…”.

Estamos todavía en Semana Santa supuestamente recordando a Jesucristo, hoy es sábado y la tradición es La Quema de Judas (todavía hay muchos), mañana es Domingo de Resurrección, ojalá elevemos nuestro espíritu para no vender nuestra conciencia por 30 monedas de plata y no traicionar nuestros principios. La lealtad es una virtud escasa y la gratitud se borra poco a poco del diccionario. Dicen bien: ¿qué favor le abré hecho a esta persona?, ¡para que me muerda la mano! Sin embargo, hay que actuar con grandeza de espíritu y hacer el bien sin mirar a quien. No se trata de caridad, es un asunto de hermandad y amor entre los hombres; honremos nuestros valores y principios siendo congruentes todos los días, para poder mirar de frente a nuestros hijos, recordemos que los ojos son las ventanas del alma. Si no tenemos nada que dar, regalemos una sonrisa y extendamos la mano franca con sincera solidaridad. Que La Guadalupana se sienta orgullosa de sus hijos mexicanos.

En el terreno nacional de lo material, arrancan los candidatos a gobernadores; analicen su trayectoria y programa, porque las palabras (promesas) se las lleva el viento, tanto que los ataques y chismes solo reflejan insuficiencia. No se trata de una batalla campal, es un concurso de méritos y experiencia, porque el pez por la boca muere. Queremos saber quiénes son, de dónde vienen, qué representan, cuál es su ideología, su congruencia y rectitud, lo demás sale sobrando, con:“miénteme más que me hace tu maldad feliz…”.

Vaya ritmo, cerramos el invierno con una contingencia ambiental que puso en riesgo la salud y vida de millones de mexicanos. ¿Dónde están las autoridades federales y locales ambientales de la capital de la República? ¡A ese paso sin políticas públicas claras! y con el cambio climático podemos morir en las calles como miles de pájaros en esta ocasión, con: “Sigue lloviendo, le sigue lloviendo al corazón, y en mis ojos no ha parado de llover…”.

Comentarios

spolitikon@yahoo.com

/arm