imagotipo

Son Politikon / Arisco Teles

  • Son Politikon. Alberto Juárez

El futuro no solo nos alcanzó, sino que nos rebasó en cuanto al deterioro ambiental nacional y mundial, con coplas de: “Sin ti no puedo respirar, eres mi vida, eres mi hogar. Sin ti ni un paso, yo podría dar y aunque me has dado todo y más, yo no te he sabido tratar, he ensuciado el camino”. Ayer fue el “Día de la Tierra”, efeméride que nos convoca a reflexionar y actuar para tratar de revertir el daño irreversible que ha sufrido, precisamente, nuestra Madre Naturaleza. Desde principios de la década de los 90 han habido planteamientos a nivel global para paliar los problemas del daño ambiental; sin embargo, el compromiso endeble de las naciones industrializadas, la poca responsabilidad de las sociedades civiles, de la débil conducta personal y de la precaria educación a nuestros hijos en materia ambiental, ha creado precisamente una cultura de vivir en el apremio y no en la prevención. Cotidianamente nos enfrentamos a “mal usos y costumbres creados de la incultura ambiental” que dañan la salud de la tierra y nuestra propia seguridad personal, en nosotros están las tareas para no solo reflexionar, sino para actuar con letrillas del Mago de Oz: “Todo estaba en permanente armonía…Hasta que apareció el ser más cruel y caprichoso que jamás conoció este planeta…¡¡¡el hombre…!!! Una forma de vida supuestamente inteligente, desperdiciada por la codicia, la violencia y la intolerancia…”

Tareas y actividades muy sencillas para cada uno de nosotros, cuidar el agua, no tirar basura, usar papel biodegradable, cuidar nuestros bosques, no ensuciar los esteros, ojos de agua, ríos, presas, entre otros. Pero principalmente, educar y formar a nuestros niños con esos valores y principios de amor a la naturaleza. Desde pequeños inicia la formación, que posteriormente será costumbre. Recordemos que la “sociedad civil es el corazón de un pueblo”, si como sociedad civil no apoyamos a los distintos niveles de Gobierno, será muy complicado el que se trate de mitigar el daño con campañas de reforestación, de limpieza de áreas verdes (barrancas, cuevas, caminos, etc,) de concientización, del uso racional del agua, de disminuir emisiones de partículas generadoras de contaminación, entre otras. Por lo anterior, hagamos un alto en nuestra lucha contra la naturaleza y demos un espacio a actuar de manera responsable con coplillas de Cri-crí: “Siento que en este negocio de fieras tú solo te debas batir. La Carabina de Ambrosio que tengo en mi casa no quiere servir. Más ten valor, y si lo ves…, pues mira que cerca del rabo le des”.

Bienvenidas las coplas con relación a descriminalizar el consumo, no despenalizar la mariguana. La batuta del presidente Peña mostró que no “implica legalizarla, ni generar un mercado regulado de producción, venta y suministro con fines lúdicos, sino dejar de criminalizara las personas”. Todo ello se deriva, por supuesto, de los debates organizados por la Secretaría de Gobernación, cuyas conclusiones se presentaron en la semana. De tal forma, el auditorio nacional ya tuvo eco, ahora falta armonizar las políticas públicas de prevención y de salud para aquellos sectores más vulnerables. Muchos escenarios se han escrito y descrito por las plumas que todo escriben, dejemos a los especialistas y a los expertos en las materias inherentes a la materia. Sabemos que hay asignaturas pendientes y una de ellas es esta, con versos de: “La cucaracha la cucaracha ya no puede caminar, porque no tiene y porque le falta…”.

Por otro lado, los resultados de las numeralias de los comicios venideros del mes de junio son variopintas, cada cual trae sus cifras. Cada quien canturrea su posición en las encuestas. Sin embargo, en el año 2012 y en el año 2015, nadie de las encuestadoras nos explicó con cierto modo metodológico qué pasó con tanta diferencia entre unas y otras. Será que falta un compromiso metodológico oficial para que el electorado tenga una puntual información. Claro que la encuesta verdadera será el día de la jornada electoral, ahí los momios y los negativos de cada uno harán que más de un suspirante se quede cantando esa de Cri-cri: ¡Cuántas cosas pasan y cuántas pasarán, mientras el Calendario se siente adelgazar!
Comentarios:

spolitikon@yahoo.com