imagotipo

Sustituir importaciones

  • Pedro de León Mojarro

“Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor y la electricidad, la voluntad.”

Albert Einstein

Es tiempo de regresar a la estrategia de los años 40 sobre la “sustitución de importaciones”. La terca realidad y la posición obcecada y beligerante de Trump lo exigen.

Comenzar con relativa urgencia, por lo elemental que es el rescate de nuestra planta productiva nacional.

Hay que preservar y fortalecer la infraestructura sobre todo de la industria de exportación, principalmente de cereales y perecederos, así como la industria automotriz, sin descuidar las maquiladoras, mismas que aunque son bastante depredadoras por los bajos salarios y los largos turnos (de 12 horas), no dejan de representar un ingreso para varios miles de familias mexicanas. Esta decisión requiere voltear la mirada a los países con los que tenemos tratados firmados.

Con motivo del debate sobre el gasolinazo han surgido varias puestas que en la coyuntura actual son de la mayor importancia; destaco algunas:

1.-Incrementar en este mismo año la producción de gasolinas mínimo al 50 por ciento de lo que consumimos. Según expertos de la industria petrolera, es viable plantearse modernizar en un esquema de asociación público-privada las refinerías con las que cuenta Pemex.

2.- Producir la totalidad de los fertilizantes químicos, rescatando la abandonada infraestructura de Pemex. Hoy en día importamos casi en su totalidad los fertilizantes de otros países.

Con estas dos medidas, nos volveríamos competitivos en producción de gasolina y fertilizantes, lo que nos da ventaja en dos aspectos fundamentales al fortalecer nuestra planta productiva nacional, sobre todo ante el encarecimiento del dólar.

3.- La conversión de los motores de gasolina a gas; es otra vía para aprovechar nuestra fortaleza en reservas de gas natural que muy poco aprovechamos; esta medida automáticamente abonaría a bajar el nivel de importación de gasolina, incrementando el consumo de gas que es mucho más barato. Esta medida fue exitosa en la crisis de Argentina en 2001.

4.- Producción de energías alternativas. Según datos del Instituto Nacional de Electricidad y Energías Limpias (INEEL), además de hidrocarburos, México es uno de los países con mejor potencial para desarrollar energía solar y energía eólica.

Esta es una vía, con la que además de contribuir a la preservación del medio ambiente y a dar cumplimiento al compromiso del Acuerdo de París, varios estados y municipios ya podrían producir su propia energía eléctrica.

Las medidas anteriores vinculadas al fortalecimiento del mercado interno, vía la recuperación de los salarios, tal como lo plantea el Ing. Slim, son medidas perfectamente viables que mediante una eficientización en el ejercicio del presupuesto nacional pueden ser financiables este mismo año, e indudablemente serían un modelo económico diferente al actual, basado en el viejo y exitoso modelo de sustitución de importaciones; junto a esto propone Fernández de Cevallos:

“Resultan impostergables el apego a la ley y su perfeccionamiento, la mayor educación cívica, el arduo trabajo, la generosidad frente a los desposeídos, la tolerancia en la pluralidad y la unidad ante los desafíos internos y los que de fuera vienen”.

Y si ustedes no tienen inconveniente lectora, lector queridos nos leemos el próximo jueves.