imagotipo

Sutilezas

  • Yolanda de la Torre Valdés

  • Yolanda de la Torre V.
  • Ganó Trump

 

De alguna forma se repitió lo que ocurrió en el año 2000, cuando compitieron por la Presidencia de Estados Unidos el demócrata Al Gore, entonces vicepresidente y el republicano George W. Bush, hijo del expresidente George Bush, quien habiendo obtenido menos votos populares que el primero, logró conquistar más votos electorales y con ello logró ser primer mandatario estadunidense. Ahora el turno de perder tras haber conquistado más votos populares fue de la demócrata Hillary Clinton, ante el debutante republicano, Donald Trump.

Finalmente se dice que en democracia se puede ganar o perder con un solo voto, aunque duele que una expresión de tal naturaleza se le aplique a un personaje que a todas luces no es un demócrata, ya que de él recordamos además de toda una serie de expresiones autoritarias, lo más importante que expresó durante uno de los tres debates, que si no ganaba la elección no reconocería los resultados de la misma. Estamos claros que el verdadero demócrata lo es tanto cuando gana, como al perder, como lo demostró Hillary Clinton al reconocer la derrota y comunicarse con su rival a altas horas de la madrugada para felicitarlo por su triunfo.

De Trump podemos decir de entrada, que a diferencia de lo que fue la tónica general de su campaña, en su discurso triunfal se mostró mesurado y llamando a la unidad, en apariencia consciente de que provocando miedo a los primeros que asusta es a los mercados y lo que menos necesita es iniciar su Gobierno con una crisis.

En lo que a México se refiere, el presidente Enrique Peña Nieto, se ha mostrado cauto ante esta victoria de Trump que no era inesperada. Por principio de cuentas se hizo ver plenamente institucional al extender su felicitación a Estados Unidos y hacer un llamado a Donald Trump a trabajar juntos.

Una información que conocimos horas después del triunfo electoral de Donald Trump, es que su partido, el Republicano, obtuvo mayoría en las dos Cámaras (Senadores y Representantes), lo que no necesariamente le allana el camino en sus descabelladas propuestas de campaña, mismas que le generaron la animadversión de los líderes republicanos. Tendrá que negociar y replantear.

Por ejemplo, en cuanto a su rechazo al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y su propuesta de replantearlo, habrá que ver lo que dicen al respecto varios de sus amigos empresarios que se han visto beneficiados durante más de 20 años con este acuerdo y que precisamente fue impulsado por un republicano, George Bush Sr.

En cuanto a afectaciones económicas más en corto por parte del triunfo de Donald Trump, de entrada es muy probable que dañe a nuestro país en el más corto de los plazos con un nuevo deslizamiento del peso ante el dólar, que si bien una vez ya estuvo en los 20 por unidad, llegando a estar en 20.68 justo cuando se daba a conocer que Trump avanzaba con
ventaja.

Es importante no perder algo de vista, eso es que en general a México y mexicanas y mexicanos, no necesariamente nos ha ido mal con presidentes republicanos. Baste recordar en los 80 a Ronald Reagan que planteó una histórica amnistía para inmigrantes ilegales; en los 90, George Bush Sr., impulsó junto con el mandatario mexicano, Carlos Salinas de Gortari, el TLCAN, que hasta la fecha ha dado importantes beneficios a ambos países. Incluso, George W. Bush, ya como presidente de Estados Unidos, hizo su primer viaje al exterior visitando México, con una estancia en el rancho del entonces mandatario mexicano Vicente Fox, en febrero del 2001. Quedan múltiples páginas por escribir sobre esta historia, evitemos predisponernos.
* Senadora de la República

correo: yolandadelatorre@senado.gob.mx

FB: YolandaDeLaTorreV

Tw: @Yoladelatorre