imagotipo

Sutilezas

  • Yolanda de la Torre Valdés

  • Yolanda de la Torre V.
  • Adiós a Fidel Castro

Finalmente se nos fue Fidel Castro, murió, pero no por una conspiración de la CIA, ni por un golpe externo, menos por los 638 atentados que sufrió y entre los que estuvieron camarones explosivos, mismos que se hacían conteniendo explosivo plástico C4, mismo que llegaba a ser detectado en tres etapas: Cuando llegaba a las cocinas; igual ocurría en el momento en que el comandante se disponía a comer y por supuesto se daba al retirar platos, momento en que el crustáceo estallaba ya lejos del comandante.

Entre leyendas y cualquier cantidad de anécdotas, transcurre la vida del segundo jefe de Estado más longevo del siglo XX (que no se olvide que la reina Isabel II del Reino Unido llegó al trono en 1953 y a la fecha permanece en éste en plenitud de funciones). Todo tipo de fuertes historias se cuentan de Fidel Castro desde que se refugió en México del régimen de Fulgencio Batista.

Fue precisamente en nuestro país donde conoció al médico argentino, Ernesto “El Che” Guevara, con quien llevó a cabo la Revolución que culminó con su entrada al poder cubano, en enero de 1959. Aquí fue también donde la CIA estadunidense hizo sus primeros intentos por aniquilarlo, mismos que resultaron infructuosos.

Mucho se cuenta de un momento en que quien fue director de la Federal de Seguridad mexicana, Fernando Gutiérrez Barrios, les mostró al Fidel Castro y al “Che” Guevara, a un grupo de agentes de la citada corporación, enviados desde Washington D.C., todos bastante golpeados. Se dice que en aquél momento el funcionario mexicano les dio un salvoconducto para llegar al puerto mexicano de Tuxpan, Veracruz, donde en 1956 abordaron el “Granma”, embarcación legendaria en la que llegaron a la isla para comenzar el periplo que les llevó a derrocar a Fulgencio Batista, haciéndose del poder en enero de 1959.

Es por lo aquí señalado que Fidel Castro siempre expresó una enorme gratitud por el mexicano Fernando Gutiérrez Barrios, quien se desempeñó como secretario de Gobernación durante el Gobierno del presidente Carlos Salinas de Gortari. Cabe recordar que el comandante Castro llegó a tener una relación muy cercana con el citado mandatario mexicano, por lo que estuvo en México tanto para su toma de posesión el 1 de diciembre de 1988, como para su despedida de éste en 1994, acudiendo a su última cena como Presidente, el 30 de noviembre del citado año, en su domicilio particular, al sur de la Ciudad de México.

Una vez que Fidel Castro llegó al poder cubano, buscó expandir la Revolución a otras naciones de América Latina e incluso de África, como en el Congo. Siempre se destacó el cómo jamás pretendió afectar a México, lo que se cuenta que ocurrió gracias tanto a la diplomacia mexicana con la isla, como por el apoyo que recibió en nuestro país para dar inicio a lo que fue su proyecto de vida.

Hay infinidad de anécdotas y sucesos históricos que se pueden contar de Fidel Castro y su régimen, entre los que se incluyen su distanciamiento del “Che” Guevara, situación que lo llevó a impulsar revoluciones en otras naciones, hasta otras de corte incluso más frívolo, como el hecho de que se mantuvo soltero por su incapacidad para tener una pareja estable, lo que le habría llevado a mantener relaciones con más de 35 mil mujeres a lo largo de su vida.

Juicios y señalamientos sobran y los más profundos habrá de hacérselos la historia y por supuesto el tan entrañable pueblo de Cuba, hoy por hoy el que mejores niveles educativos tiene en el Continente Americano.

* Senadora de la República

** Diputada Constituyente Ciudad de México

correo: yolandadelatorre@senado.gob.mx

FB: YolandaDeLaTorreV              Tw: @Yoladelatorre