imagotipo

Sutilezas

  • Yolanda de la Torre Valdés

  • Yolanda de la Torre V.
  • La Navidad de un año difícil

Estamos ya en las postrimerías de un año que a no pocos se nos ha hecho, si no difícil, sí al menos pesado, un año en el que más que darse malas noticias en sí mismas, se dieron una serie de acontecimientos que comprometen seriamente al menos una buena parte del futuro cercano. Al llegar en tal contexto la celebración de las fiestas decembrinas, éstas se vuelven una especie de bálsamo, diría incluso, que toda una bocanada de oxígeno que alivia el cuerpo y el alma.

Estos son días en que nos reunimos tanto con nuestra familia más cercana, como con parientes a los que vemos poco, vaya, con los que nos juntamos solo en fechas como éstas. Faltando escasos días para celebrar la Noche Buena y la Navidad, no puedo evitar pensar ¿cuál será el tema de conversación con los familiares y amigos a los que suelo ver especialmente en días como éstos?

De entrada, hace apenas un año, si conversábamos sobre la Unión Europea, la veíamos como una integración de naciones, misma que podría tener sus diferencias, pero que de una u otra forma se mantenía unida. Hoy el panorama es diametralmente distinto, Gran Bretaña ya tuvo su plebiscito para ver si permanecía o no en la Unión, el famoso “Brexit”, mismo que al tener una votación mayoritaria de personas adultas y de tendencia conservadora, hizo ganar al “NO”, por lo que hoy, esa que es una de las naciones más poderosas económicamente del bloque, ya realiza gestiones para abandonarlo.

También en la UE, en Austria, la extrema derecha estuvo a punto de ganar las elecciones, repitiéndose la segunda vuelta electoral, ganando el ecologista, Alexander van der Bellen, quien se impuso al ultraderechista Norbert Hoffer. Cabe señalar que, de haber ganado la ultraderecha, sería la primera vez que lo hiciera desde la Segunda Guerra Mundial.

Ni qué decirles de Estados Unidos y Donald Trump, cuando apenas en la Navidad pasada simplemente veíamos como una especie de broma o capricho de millonario, el que el citado empresario contendiera por buscar la nominación del Partido Republicano para la Presidencia de ese país. Hoy, no solo la obtuvo, además triunfó en la elección presidencial contra la demócrata Hillary Clinton, después de haberse sabido ganar a los olvidados núcleos de población blanca, principalmente de origen obrero y campesino, a los que se echó a la bolsa con consignas de tipo nacionalista e incluso de depuración étnica.

En cuanto a la cotización del dólar estadunidense frente al peso mexicano, ya ni qué decir. El 2016 ha sido un año de incertidumbre económica internacional, de la que la divisa estadunidense ha salido ampliamente fortalecida, lo que ha llevado al deslizamiento de otras en el mundo, incluyendo al euro y por supuesto, nuestro peso, cuya caída parecía revertirse, al regresar de casi 20 por dólar, a 18. Pero tras el triunfo de Donald Trump, se fue más allá de los 21 y de allí los regresos han sido esporádicos y marginales.

Por fortuna y quizá para variar un poco, el 2016 y las fiestas decembrinas llegan también con una buena noticia. Resulta que la embajadora de México en Brasil, mi querida amiga, Beatriz Paredes Rangel, fue condecorada por el Gobierno carioca con la Orden del Barón de Río Branco en Grado de Gran Cruz, reconociendo su labor diplomática y destacando el avance de las relaciones bilaterales en los años recientes. Una gran felicitación para Beatriz Paredes Rangel, enhorabuena.
* Senadora de la República

** Diputada Constituyente de la Ciudad de México

correo: yolandadelatorre@senado.gob.mx

FB: YolandaDeLaTorreV

Tw: @Yoladelatorre