imagotipo

Sutilezas

  • Yolanda de la Torre Valdés

  • Yolanda de la Torre V.
  • Trump, más frentes que alianzas

Parece mentira, hoy toma posesión el presidente número 45 de Estados Unidos, Donald J. Trump y da la impresión de que sus capacidades no le dan para más que para abrir frentes de confrontación, sin poder hacer más alianzas que con grupos locales segregacionistas, como el KuKluxKlan y grupos ultraconservadores que pugnan por el proteccionismo en territorio estadunidense.

Baste recordar que durante prácticamente toda su campaña presidencial, tanto en la parte de elecciones primarias, como en la competencia directa con la demócrata Hillary Clinton, Donald Trump, atacó sistemáticamente a México y los mexicanos, señalando que en materia de migrantes, los que abandonaban nuestro país eran principalmente criminales, como violadores, narcotraficantes y pandilleros. Por otra parte, no se cansaba de señalar que mediante instrumentos como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), se le robaban empleos a Estados Unidos, especialmente en la industria automotriz.

Una vez que Donald Trump ganó la elección presidencial, perdiendo el voto popular, pero consiguiendo los 270 sufragios del Colegio Electoral, no faltó quien a modo de esperanza, llegó a decir que ya sin la presión de la campaña, el empresario mostraría moderación, con el fin de sanar heridas y llegar al día de la “inauguración”, pero nada más lejano. Apenas le bastó ser presidente electo, para llevar a cabo entre sus primeras acciones el sostener contacto con el mandatario de Taiwán, isla separada de China, cuya independencia Beijing no reconoce, por lo que toma como seria confrontación el establecer contacto formal con su Gobierno.

Con el paso del tiempo a partir del triunfo electoral, muy lejos de mostrar algún tipo de moderación, el empresario fue “sacando las uñas” amenazando a empresas automotrices para no realizar inversiones en México, señalándoles que se les cobrarían aranceles de 35 por ciento por los automóviles que pretendieran introducir a Estados Unidos, lo que llevó a reacciones de todo tipo ante tales exabruptos. Ford Motor Company, por ejemplo, canceló una inversión de mil 600 millones de dólares en San Luis Potosí, al tiempo que otras armadoras como BMW, dijeron que enviarían sus exportaciones a otros mercados de ser necesario.

En definitiva, Donald Trump, se ha mostrado como un político incipiente al que muy poco le importan las reglas escritas y no escritas de la política y la diplomacia nacionales e internacionales. Por una parte, no se muestra contrario a que se le señale la eventual participación de Rusia en su elección, a través del “hackeo” de información. Pero cuando tales versiones han llegado a señalar que el régimen de Vladimir Putin tendría videos comprometedores con los que eventualmente chantajearían a Trump, éste no ha dudado en confrontar a los medios de comunicación de su país, incluyendo a algunos de los más influyentes, como CNN e incluso a The New York Times.

Insisto, hoy Donald J. Trump asume la presidencia de Estados Unidos y al parecer la confrontación es la nueva forma de hacer política local y global, lo que hace que represente un reto tanto para los tradicionales esquemas de hacer diplomacia de Gobiernos como el mexicano, como para esquemas de diplomacia parlamentaria, cuya presencia se hace necesaria hoy más que nunca para ejercer en el ámbito internacional su representación popular, algo que se hace necesario hoy, que incluso se habla de una eventual renegociación del TLCAN. Vivimos un momento histórico que requiere de unión y participación de todos.
Senadora de la República

correo: yolandadelatorre@senado.gob.mx

FB: YolandaDeLaTorreV

Tw: @Yoladelatorre