imagotipo

Sutilezas

  • Yolanda de la Torre Valdés

  • Derechos y principios en Constitución de CdMx
  • Yolanda de la Torre V.

Recordar que la Ciudad de México cuenta ya con su propia Constitución Política, su Carta Magna, es un hecho histórico que viene a confirmar a ésta, una de las urbes más grandes del mundo como una metrópoli de avanzada, una urbe en la que su ciudadanía consolida derechos acordes a lo que se vive en el siglo XXI, adquiriendo responsabilidad sobre éstos y dándoles sentido con fundamento en una serie de principios rectores que permitirán progresivamente el ejercicio pleno de derechos y la interacción armónica entre habitantes.

La Constitución de la CdMx inicia con el Título de Principios que orientan y definen la actuación de las autoridades para el cumplimiento efectivo de los derechos humanos, y le precede el Título de Carta de Derechos.

La dignidad humana es principio supremo y sustento de los derechos humanos y la protección de los mismos es el fundamento de esta Carta Magna, lo que lleva a que toda actividad pública o privada deba estar guiada por el respeto y garantía de los Derechos Humanos.

Dentro de los Principios Rectores de los Derechos Humanos destacan la universalidad, integralidad, interdependencia, indivisibilidad, complementariedad, progresividad y no regresividad, todos estos principios y las características de los Derechos Humanos de inalienables, imprescriptibles, irrenunciables, irrevocables y exigibles, da solidez a los mismos en la Constitución de la CdMx.

Los Derechos Humanos se ejercen a plenitud en un contexto de igualdad y no discriminación, por lo que, a través de su Constitución, la Ciudad de México da garantías sobre igualdad sustantiva entre todas las personas, sin hacer distinción por cualquiera de las condiciones de la diversidad humana.

La Ciudad de México, hoy con una Carta Magna propia, se reafirma como una urbe de libertades y derechos, como el de la autodeterminación personal, el de la integridad y por supuesto aquel vinculado a la identidad y la seguridad jurídica, en que se destaca que toda persona tiene derecho a un nombre, imagen propia y reputación, así como al reconocimiento de una personalidad jurídica. Están contemplados también derechos sexuales, donde se indica que toda persona tiene derecho a una sexualidad en condiciones seguras, decidiendo sobre la misma y con quién compartirlas. Esto último lleva a los derechos reproductivos, donde se indica que todos tienen derecho a decidir de forma libre e informada si tienen o no hijos, con quién y el número e intervalo entre éstos, sin que haya ningún tipo de coerción o violencia para ello.

Un punto sobre el que es importante dar seguimiento, es aquel que destaca el derecho a defender los Derechos Humanos, donde se indica que toda persona tiene derecho tanto individual, como colectivo para promover y procurar la protección y realización de los Derechos Humanos y las libertades fundamentales, ya sea de forma eventual o permanente.

Se indica, además, que las autoridades adoptarán las medidas necesarias para garantizar la dignidad, integridad, libertad y seguridad de las personas que se encuentren en situación de riesgo como consecuencia de la defensa o promoción de los Derechos Humanos y las libertades fundamentales, evitando así que se les desacredite o se obstruyan sus actividades.

Por supuesto, en materia de derechos y principios, la Constitución de la CdMx en su calidad de Carta Magna de avanzada, profundiza mucho más, razón por la que estas letras son también invitación a leerla y hacer un aprovechamiento constructivo de ella, ya que los ciudadanos somos su esencial razón de ser.
*Senadora de la República

**Diputada Constituyente de la Ciudad de México

yolandadelatorre@senado.gob.mx

@Yoladelatorre