imagotipo

Sutilezas

  • Yolanda de la Torre Valdés

  • Entre el aprendizaje y la memorización
  • Yolanda de la Torre V.

Bien podemos decir que México vive tiempos de cambio, pero eso sería restringirnos geográficamente cuando en realidad todo el mundo está registrando históricas transformaciones y la Nación que no marche a ese ritmo se va rezagando, algo que no es bueno para nadie y más si de educación se trata.

Hoy en nuestro país contamos con una reforma educativa en marcha, mediante la que se nos replantea el modelo docente con el que hemos contado en las últimas décadas y que actualmente ya se muestra anquilosado, limitado ante los retos que implica el siglo XXI y la velocidad con que se procesa la información y el conocimiento hoy, en tiempos en que internet cada vez tiene menos limitantes tecnológicas y de contenido.

Hasta hace no mucho tiempo e incluso actualmente, fórmulas como la de la teoría de la relatividad de Albert Einstein (E= mc2), eran prácticamente obligadas a ser memorizadas con el fin de contestarlas correctamente en un examen, aunque en la mayor parte de los casos, lamentablemente no se llegaba a más, es decir, a una comprensión de lo que el citado científico alemán nos quería hacer entender respecto a la forma que el universo pudiera tener y el cómo ello podría influir en el transcurso del tiempo y la forma de viajar de la luz.

Con nuevos modelos de aprendizaje, las niñas y niños de México y el mundo se encuentran frente a la oportunidad de tener una verdadera comprensión de los temas que se abordan en una escuela, lo que entre otras cosas les permitirá tener una definición más clara de su vocación, algo que en un futuro nos puede permitir tener profesionistas, científicos y demás con una formación más integral que les permita hacer aportaciones cada vez más contundentes para el desarrollo de nuestro país y por supuesto del mundo entero.

En tales condiciones y frente a los retos que se encuentran implicados en los nuevos modelos educativos, celebrar una fecha de la trascendencia del 15 de mayo, Día del Maestro, implica, entre otras cosas, cobrar conciencia de la forma en que el trabajo de estos profesionales influye en el desarrollo de las nuevas generaciones, algo que además es necesario reconocerles e incentivarles.

Si bien la reforma educativa de México ha tenido el reconocimiento tanto de nacionales como de otros países, es necesario que tengamos presente que su aplicación no será una tarea fácil, ya que en el caso de los maestros se enfrentan a retos en todos los niveles, comenzando por aquellos que se han mostrado de acuerdo con lo planteado en la reforma y en el nuevo modelo educativo. Aún sin manifestar tipo alguno de inconformidad deberán someterse a una rigurosa capacitación y evaluación para hacer frente a los retos por venir.

Por otra parte, está el caso de los maestros disidentes, quienes plantean demandas que llegan a ir mucho más allá de lo verdaderamente implicado en la docencia, por lo que se muestran contrarios a todo tipo de transformación y progreso en la materia. En estos grupos magisteriales hay que sumar a la necesidad de capacitación y evaluación, el impulsarlos hacia desarrollar un verdadero trabajo docente que vaya más allá de sus actuales expresiones contrarias a lo que la formación de las nuevas generaciones requiere.

Es así que en México llegamos al Día del Maestro con toda clase de retos en diferentes planteamientos, aunque sin olvidar que nada que verdaderamente valga la pena ha sido fácil y que no es la primera vez que nuestro país avanza en materia docente, ni será la última.

* Senadora de la República

yolandadelatorre@senado.gob.mx

YolandaDeLaTorreV

@Yoladelatorre