imagotipo

Svetlana Alexijevich / Andrea Balanzario

Con el Nobel de Svetlana Alexijevich, autora prácticamente desconocida en México, ganaron muchas zonas oscuras de la humanidad: las escritoras, el periodismo, Bielorrusia y los afectados por la explosión en Chernóbil.

Postulada entre 198 escritores para el Nobel de Literatura 2015, la acompañaron muy pocas autoras en las quinielas, entre ellas está una de mis escritoras favoritas, la feminista egipcia Nawal El Saadwi, las gringas Lydia Davis, Joan Didion y Joyce Carol Oates, la poeta canadiense Anne Carson, la kareliana y luego radicada en Finlandia Eeva Kilpi, la británica Hilary Mantel, la italiana Dacia Mairani, y la novelista también canadiense, Margaret Atwood, es decir, solo un cuatro por ciento de los postulados para recibir el Premio Nobel de Literatura 2015 son mujeres. Persiste un grave desbalance aunque, con la designación de la bielorrusa, el futuro literario se anuncia con optimismo.

-El periodismo

Lo más cercano que estuvo este género literario al Premio Nobel de Literatura, fue cuando Ryzsard Kapuscinski figuró en las quinielas, hace varios años. Alexijevich practica el periodismo desde la base, practica la entrevista directa, en persona y en situ; para “La guerra no tiene cara (o ‘rostro’) de mujer”, conversó con 200 mujeres; para escribir “Voces de Chernóbil” entrevistó a 700. Para “Los chicos de zinc”, trabajo de investigación sobre los afectados en Afganistán , la autora pasó miles de horas conversando con las madres de esos chicos marcados por la guerra. En otro de sus libros, “Cautivados por la muerte”,enfoca la mirada en los intentos de suicidio tras la caída del comunismo en personas que sentían que no podían abandonar sus ideales socialistas ni aceptar el nuevo orden del mundo. “Tiempo de segunda mano” narra el fracaso de la utopía comunista, este libro apenas fue publicado el año pasado. ¿La esencia de su obra? Saber que el comunismo oficialmente está extinguido, pero Svetlana sabe que es una enfermedad crónica y sin remedio cercano.

-Bielorrusia

Svetlana Alexijevich ha criticado duramente el férreo control de Lukashenko, los abusos contra los más básicos derechos humanos, el control de la expresión… supuestamente libre, el continuo uso de la pena de muerte para opositores del régimen, la constante persecución y miseria bielorrusas la expresa de forma precisa: “Nuestro principal capital es nuestro sufrimiento. Eso es lo único que extraemos constantemente. No petróleo, no gas, sino sufrimiento. Sospecho que es lo que atrae y repele y sorprende al lector occidental en mis libros”. Sin embargo, la escritora también recibió duras críticas de la élite intelectual de su país porque escribe en ruso y no en bielorruso, ante lo que respondió: “Me considero una persona del mundo bielorruso, de la cultura rusa y una cosmopolita del mundo”.

-Chernóbil

Hace 29 años explotó el reactor nuclear en Chernóbil. Recuerdo muy bien la noticia pero nunca quise imaginar el sufrimiento de cada persona y animal radiado. Chernóbil estaba lejísimos de México ¿para qué ocuparme de los afectados, si están tan lejos? Svetlana sabía que las noticias reflejaban solo una fracción, mínima e impersonal, del terrible accidente, por eso escribió “Voces de Chernóbil”. Parece que fue este libro por el que le concedieron el Nobel de Literatura; recoge las voces de 500 afectados directamente por el accidente; las quemaduras ocasionadas por la radiación que hicieron, literalmente, explotar hasta la desintegración, a los vecinos de la Central Nuclear Vladimir Ilich Lenin. “Un aumento súbito de la temperatura en el reactor cuatro produjo el sobrecalentamiento del núcleo del reactor nuclear, lo que terminó provocando la explosión del hidrógeno acumulado en su interior, la nube radioactiva contaminó trece países del centro y oriente de Europa. No obstante, en apariencia ‘todo parece completamente normal, el mal se esconde bajo una nueva máscara y uno no es capaz de verlo, oírlo, tocarlo ni olerlo. Cualquier cosa puede matarte… el agua, la tierra, una manzana, la lluvia’. Nuestro diccionario está obsoleto. Todavía no existen palabras ni sentimientos para describir esto”. El planeta entero leerá “Voces de Chernóbil” en las próximas semanas…

-¿Qué lee Svetlana Alexijevich?

No sé qué lee, o haya leído, la ganadora del Nobel de Literatura 2015, espero que la información sobre esta autora sea más accesible para todos quienes esperamos leer su obra. En el mes que viene, noviembre, empezarán a llegar a México las traducciones al español de, cuando menos, dos de sus libros. No dejes de comprar los libros, leer y comentar a Svetlana Alexijevich.