imagotipo

Taiye Selasi y el afropolitismo | Profesión escritora | Andrea Balanzario

  • Sociales

A esta escritora de origen africano le pareció anacrónico llamar “africanos universitarios”,  “negros emigrados” a las personas de piel oscura, era necesario un concepto nuevo para definir el encuentro entre la identidad africana y la occidental, el afropolitismo. Su primera novela “Lejos de Ghana” tiene, además de fluidez narrativa, una estructura sólida pero, creo, su mayor atractivo radica en señalar que el lenguaje no es neutral sino lleno de estereotipos y connotaciones, unas positivas y muchas negativas. Su amistad con Toni Morrison la llevó a escribir sobre la exigencia de reivindicar su generación. Estas mujeres y hombres cuyos ascendientes son africanos pero cuya aspiración para mejorar los lleva a los otros cuatro continentes para sentir su crecimiento como personas —sin adjetivos cromáticos— y no como africanos emigrados.

soc-escritora

“No soy negra, ni americana, ni británica, soy afropolita”

Hija de un médico ghanés y una pediatra nigeriana, nació en Londres. Estudió en Yale y Oxford. Muy seguido le preguntan el porqué de un neologismo para definirse ella misma: “En 2005, escribí un ensayo donde describía el origen de una noción más flexible de identidad. El afropolitismo define a jóvenes de origen africano con una identidad híbrida, como mi hermana y yo. Mi padre nació en Costa del Oro, que en 1957 se convirtió en Ghana, estudió en Escocia y terminó trabajando como cirujano en Arabia Saudí. Los abuelos de mi madre eran un misionero escocés y una mujer yoruba, ella se crió entre Londres y Lagos y conoció a mi padre cuando ambos estudiaban Medicina en Zambia. Mi hermana gemela y yo nacimos en Londres y crecimos con el sentimiento de ser de todas partes, no solo nigerianas o británicas o americanas”.

¿Africana?

Referirse a alguien por el color o tono de la piel debería ser proscrito del habla común. Ni siquiera el término “marrón” o sus equivalentes son  adecuados para nombrarlos. Asimismo, ser africano tampoco es ya una etiqueta adecuada; cuando le preguntan de dónde es, en lugar de decir: Nací en Londres de padre ghanés y madre nigeriana, Taiye Selasi prefiere contestar: Soy local. Significa que si vive en Roma (donde realmente vive) ella es, por ahora, romana. Selasi también se ha convertido en estandarte para otros africanos: los multilocales. Son los que gustan de cambiar su gentilicio cada vez que cambian su residencia. ¿Cómo puede un concepto, por demás arcaico, definir una persona? Esta autora se define y redefine con base en el lugar donde siente pertenencia. Si a lo anterior le sumamos una imagen atractiva y bien definida, este mix es, sin dudarlo, afropolita.

Lejos de Ghana

Desde su publicación, la novela suscitado la admiración de la crítica anglosajona, no sólo por su indiscutible calidad literaria, sino también por introducir al lector occidental en el desconocido mundo de una generación que la autora denomina los afropolitas, es decir, los hijos de los profesionales africanos que emigraron en las décadas de los sesenta y setenta, y que hoy conforman una comunidad de jóvenes políglotas y cosmopolitas dispuestos a romper con los viejos tópicos de la identidad y a participar en la imparable transformación de la cultura africana. Kweku Sai, un reputado cirujano ghanés formado en Estados Unidos, muere repentinamente en su casa de Accra a los cincuenta y siete años. Kweku había dejado mujer e hijos en América, y su muerte, como las ondas que provoca una piedra arrojada al agua, afecta a todos los miembros de la familia Sai, que acuden al velatorio del patriarca.

Su vida afropolita

Allí se reúnen de nuevo Fola, la madre; Olu, el ambicioso primogénito; los bellísimos gemelos Taiwo y Kehinde; y la menor, la inteligente pero acomplejada Sadie. Cada uno lleva consigo su propio dolor y el obligado encuentro hará salir a la luz la historia de su alejamiento: las heridas emocionales, las mentiras, los errores cometidos en nombre del amor. Así, las vivencias de los protagonistas se entrelazan en una historia sobre la dispersión de una familia, que abarca diversas generaciones y culturas, desde África occidental hasta Nueva Inglaterra, desde Londres hasta Nueva York. Taiye Selasi escribió una primera novela de gran originalidad e intensidad narrativa, que señala el surgimiento de una autora de extraordinario talento, si te fijas bien, es su vida en la curiosa mezcla de autobiografía y ficción. Este libro se consigue en México con el sello Salamandra.

/arm