imagotipo

Tajamar y miopía / Punto de Vista / Jesús Michel Narváez

  • Jesús Michel

Podría tratarse de un caso de corrupción compartida por dos presidentes: Fox y Calderón. O quizá la ignorancia del primero y la insensatez del segundo hayan sido los factores que permitieron el ecocidio del espacio llamado Tajamar, en Benito Juárez, Quintana Roo. O fueron las dos acciones que, conjugadas, terminaron por violar una cauda de ordenamientos ambientales.

Si no fue ninguna de las dos, entonces podría sumarse la de miopía. Pero por lo que salió a flote en la última semana, todo indicaría que los presidentes de la docena trágica poco interés tuvieron en conservar el área reservada y más en que se desarrollara un complejo inmobiliario de miles de millones de pesos.

Por supuesto, los presidentes municipales de Benito Juárez en 2005-2008, Carlos Canabal Ruiz, del PVEM ¡ecologista!, y Greg Sánchez en 2008-2010, del PRD, tuvieron conocimiento de lo que se gestaba y lo aprobaron. El primero, cuando Fox concedió las autorizaciones; el segundo, cuando Calderón amplió los plazos de ejecución. Y los directores de Fonatur no están exentos de responsabilidad.

Nadie, que se sepa hasta ahora, ha sido sometido al imperio de la ley. Solamente en el momento en que las maquinarias comenzaron a derribar los manglares y las especies: pájaros, cocodrilos, serpientes y más perdieron su hábitat natural, brincó la liebre.

Y es cuando Felipe Calderón, dedicado “profesionalmente al cuidado del ambiente”, salió a decir que él no hizo nada malo… que lo hizo Fox.

El guanajuatense se volvió avestruz.

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx