imagotipo

Delirio, monólogo que pone a prueba a la gran Ángeles Marín

  • Teatrikando: benjamín Bernal

  • Benjamin Bernal

Hace poco fue Ángeles a nuestro programa de TV Internet ciber@rte, para invitar a ver Poseídos, excelente thriller, usted la recuerda por: “Otelo”, “Electra”, “Tiempos furiosos”, “La Fiera del Ajusco”, “Conversación entre las ruinas”, “Cita a ciegas”, “Macbeth”. Nos informó que Verónica Musalem le estaba escribiendo “Delirio” y estrenaría en breve. Lo que ya sucedió en el Círculo Teatral de Alberto Estrella. En el estreno vimos a la crema y nata del mundo cultural, Miguel e Irene Sabido, Claudia Ríos, Vanessa Bauche y la prensa especializada. El tema ha circulado en redes sociales así “Todo empezó cuando me diagnosticaron depresión”, es la evolución interna de una actriz que ha pasado por todas las etapas, desde una vida llena de logros, éxitos, gozos, hasta llegar a la tercera llamada de esa noche.

Hemos visto actrices que afrontan baches y muros en su desempeño, vanidad, timidez al máximo, drogas, alcohol, excesos de todo tipo, en este caso es una vaga sensación que recibe un diagnóstico médico, depresión; hace unos años era extraño escuchar esa palabra y ahora es cada día más frecuente, lo que nos hace preguntar ¿no serán tendencias temporales reforzadas mediáticamente? como han sido bipolaridad, déficit de atención, asperger, autismo, obsesivo compulsivo, psicopatologías, todas que se refuerzan mediante una novela, teatro, filme o serie televisiva, las hace famosas. En este caso, empieza con una cierta dosis de fármaco legalmente recetada y vamos explorando el interior de su mente, a través de sus ojos estaremos en la cafetería que visita, las calles que transita, carreteras por las que se extravía. Su personaje se disocia de toda estructura anterior, como muchos de nosotros, ¿cómo llegamos a dónde estamos? Es un poco azarosa la respuesta.

El vestuario es de Cristina Sauza, la escenografía de Mónica Kubli, dirige Víctor Carpinteiro. Estará los martes en Veracruz 107 col. Condesa. Muy recomendable.
AZIZ GUAL EN EL MUSEO DE HISTORIA NATURAL

¿Se ha sentido con deseos de volver a ser niño? Yo sí, así que aproveché la invitación de Aziz para verlo en la explanada del museo del dinosaurio, en Chapultepec. Disfrutamos rutinas con su personalísimo estilo, por ejemplo, invita a una dama a tocar tamborcitos mientras él interpreta algo melódico con un acordeón, termina sobre un monociclo. En otro momento nos vamos al mar y con ayuda de dos jóvenes del público remará sobre su barco. Equilibra escaleras sobre la barbilla, una pequeña, otra mediana y otra de tres metros. Hay búsqueda de identidad con máscaras, que recuerdan a ciertos villanos o agradables personajes, robots; lanza el sombrero, siempre cae sobre su cabeza. Tiene varias publicaciones propias y colabora en libros especializados, para interesar a las nuevas generaciones, también para que se conozca la preparación y formación que se requiere; su escuela fue el Ringlin Brothers, and Barnum and Bailey Clown College. Estará varios domingos a la una de la tarde. Si entra al Museo es gratis verlo, que por cierto es barato.