imagotipo

Terna para la Dirección de la Facultad de Derecho UNAM / Alejo Martínez

  • Alejo Martínez

Mi Facultad fue durante largo tiempo semillero o «alma mater» forjadora de los principales cuadros directivos del país en diversas áreas tanto del sector público como del privado. No solo quienes llegaban a la presidencia de la República, como Miguel Alemán Valdés, Luis Echeverría Álvarez, José López Portillo y Miguel de la Madrid Hurtado, eran egresados de su seno, sino toda una pléyade de juristas formaron parte de las cúpulas directivas empresariales, culturales y políticas.

Dos de los presidentes citados ejercieron además como profesores de la Facultad, al igual que el talentoso ideólogo Jesús Reyes Heroles, en tanto que muchos otros líderes de opinión adquirieron formación y encontraron singular impulso para el desarrollo de sus destacadas trayectorias profesionales en la Facultad de Derecho.

Por ello era perfectamente lógico y producto del método de observación científica que el investigador estadunidense Peter H. Smith, dedicado estudioso de la política mexicana, después de detallados análisis estadísticos concluyera recomendando hacia finales de la década de los 60, a quienes querían seguir una carrera política que, entre otros elementos, se inscribieran en la Facultad de Derecho de la UNAM. Ahora, por desgracia, tendría que rectificar considerablemente su recomendación.

Hoy esa antigua hegemonía se ha visto por completo perdida, o por lo menos ha sido muy drásticamente disminuida. Solo como ejemplo sintomático y revelador, citemos que en el vasto Gabinete ampliado del régimen en turno apenas figuran dos egresados de la Facultad y aun cuando se trata de dos personalidades con verdaderamente sobresalientes dotes, habría que considerar que ambos, José Antonio Meade Kuribreña (Sedesol) y Enrique Ochoa Reza (CFE), estudiaron además de la carrera de Derecho en la UNAM, la de economía en el ITAM y doctorados en Norteamérica.

Un desafío fundamental para el próximo director de la Facultad, así como para el propio rector de la UNAM, radica en lograr atraer nuevamente a los mejores egresados no solo de las preparatorias públicas, sino también de las privadas, a quienes irracionales y prolongadas huelgas, que afectan y desprestigian a la institución, han venido alejando de la UNAM.

En un proceso en el que han participado más de 30 aspirantes, la terna que el rector Enrique Graue Wiechers decidió someter a la consideración de los 15 integrantes de la Junta de Gobierno a fin de seleccionar al nuevo director de la Facultad, figuran los doctores en Derecho Raúl Contreras Bustamante, Jaime M. Moreno Garavilla y Carlos H. Reyes Díaz. Quien resulte seleccionado tendrá como fundamental misión no solo el mejorar sustancialmente el nivel de excelencia académica sino también el reconocimiento y prestigio social de la Facultad en un mundo cada vez más competido y que exige superación constante.

Si bien los 3 finalistas tienen una trayectoria académica y profesional verdaderamente sobresaliente, no convendría soslayar el que, para dirigir una Facultad con vasto elemento humano constituido por casi 15 mil estudiantes y una planta docente que se acerca ya a mil 500 profesores, resulta de crucial importancia poseer madurez en toda la extensión de la palabra, sensibilidad en el trato humano, un bien forjado equilibrio emocional que garantice comprensión y armonía para que las decisiones difíciles que se requieren adoptar sean mucho mejor aceptadas y asimiladas por comunidades singularmente sensitivas.

Quienes tienen mayor arraigo y gozan de mayor empatía entre esa vasta comunidad, dado que comparten a profundidad las citadas características, indispensables para el crecimiento en la calidad de la Facultad, se encuentran los doctores Raúl Contreras Bustamante (ver su sitio https://raulcontrerasbustamante.wordpress.com/) y Jaime M. Moreno Garavilla (https://www.facebook.com/Dr-Jaime-Miguel-Moreno-Garavilla-533502110129594/info?tab=page_info). Con seguridad los integrantes de la Junta de Gobierno valorarán con objetividad esos y otros elementos en las entrevistas que realizarán, y terminarán por decidir lo que mejor convenga para el venturoso futuro de nuestra Facultad.
amartinezv@derecho.unam.mx   @AlejoMVendrell
Los doctores Jaime M. Moreno Garavilla y Raúl Contreras Bustamante, óptimas opciones para la Facultad de Derecho.