imagotipo

“Timo en Tribuna”

  • Raúl Aarón Pozos

  • Raúl Aarón Pozos Lanz

Dije al inaugurarse, el martes pasado, en los espacios públicos del Senado de la República la Muestra Escultórica “Timo en Tribuna” de Rodrigo de la Sierra, que frente a cualquier escultura la vista busca siempre la expresión artística, complacer el gusto con el entendimiento de la forma y la valoración del trabajo, incluso del detalle que puede hacer la diferencia.

Dije también que, en Rodrigo De la Sierra, además de esa expresión artística que nos llama a admirar su trabajo, encontramos temas de actualidad que tal vez tengamos que clasificar como sociales, pues hoy a través de los medios masivos de comunicación, la internet y las redes sociales en particular, los creadores y en general los artistas pueden llegar y penetrar a sociedades y núcleos insospechados.

El trabajo de un escultor, como el de un pintor y otras expresiones de la creación humana, ya no son estancos de élites que precisamente en el conocimiento de este tipo de manifestaciones de la inteligencia fincaban un “ego” de supremacía y, de diversas maneras, abonaba a la clasificación social que tanto daño nos ha
hecho.

Hoy día, y es un valor de Rodrigo de la Sierra, este tipo de cultura está siendo “deselitizado” y llevado a una sociedad que puede adentrarse, a través de estas expresiones, a temas que le competen en la vida diaria.

Un buen ejemplo es la serie “Timo y los Tiempos Modernos” que nace en medio de un mundo con huelgas laborales, elevados índices de desempleo, cierres hipotecarios. La serie muestra una cadena de Timos laborando arduamente sobre tuberías, llaves y tuercas… las últimas figuras del grupo se ven desesperadas haciendo el intento de escapar, escapar de su propio sufrimiento.

Es la tarea que nos toca diario a muchos mexicanos, a demasiados seres humanos del mundo, luchar, hacer el intento, desesperado y en ocasiones hasta suicida, por escapar de nuestros propios sufrimientos. Nos toca ponerle un toque de esperanza como el brebaje secreto y magnífico que nos curará de dolencias.

De la Sierra, joven aún, es también a través de su obra un reflejo de los tiempos modernos. Por ello no solo hay Timos en tribuna o tratando de escapar de su propio sufrimiento, también hay Timo pateando un globo terráqueo como pelota, al estilo Maradona: “El Mundo es un juego”.

De la Sierra es un talento en plena creación, uno de muchos artistas mexicanos a los que debemos impulsar, el Senado de la República como casa de los mexicanos, es y debe seguir siendo un espacio abierto al talento nacional. El arte alimenta nuestro espíritu y despierta interrogantes cuyas respuestas son parte de la vida misma.
* Senador