imagotipo

TLCAN acusado sin razón

  • Alejo Martínez

El pasado 4 de mayo, el secretario de Comercio de EU., bajo la idea de que el déficit de cuenta corriente con México y Canadá estaba creciendo a una tasa alarmante, emitió un comunicado en el que sostuvo que “Estados Unidos no puede sostener por más tiempo este abultado déficit comercial con nuestros socios comerciales más cercanos. La administración Trump está comprometida a requilibrar nuestras relaciones comerciales para proteger a los trabajadores estadounidenses y a los negocios de esas relaciones desequilibradas”. Habrá que añadir que quizá también se preocuparon porque los resultados del intercambio durante el primer trimestre del año en curso mostraban un creciente déficit para EU.

Conviene tener en cuenta que durante 2016 el déficit comercial con Canadá fue de 11 mil millones de dólares USD, mientras que con México fue de 63 millones de dólares. Pero ya no somos los principales socios en el intercambio con EU. China desplazó primero a México y ahora a Canadá. El intercambio comercial de EU. con China alcanzó en 2016 un total de 579 millones de dólares, frente a 545 de Canadá y 525 de México.

Además, hay una diferencia verdaderamente notable: a pesar de que el monto del intercambio presenta cifras muy similares, el monto del déficit es abismalmente diferente. El déficit con China trepó hasta 347 millones de dólares. Es decir que mientras el déficit con México constituyó el 12% del intercambio total y el de Canadá apenas el 2%, en contraste, el de China se elevó hasta un descomunal 59.93%. Si bien con China se da el caso más impresionante, también resultan relevantes los datos del déficit con Japón, que es de 69 millones de dólares, ligeramente superior al que EU. tiene con México, pero el total del intercambio es de tan solo 196 millones de dólares, lo que hace que el porcentaje del déficit respecto al total del intercambio sea de un exagerado 35.2% y algo muy parecido sucede con Alemania, con quien ese porcentaje se eleva a 39.63%.

La talentosa economista Laura Tyson ha expuesto una realidad muy significativa: que si bien el déficit comercial de EU. con México ha aumentado en términos nominales, se ha reducido tanto en relación con el intercambio total como con el PIB de los EU., de donde ha caído desde un máximo de 1.2% en 1986 a menos de 0.2% en 2015. Para quien lo quiera ver queda muy claro que el problema central del descomunal déficit estadounidense de ninguna forma puede encontrarse en el infantiloide simplismo de la ignorancia y/o demagogia explicativa del presidente Trump, quien supinamente ha sostenido que el TLCAN o NAFTA “ha sido el peor acuerdo jamás aprobado” por EU.

Decía el brillante maestro y debatible expresidente José López Portillo, algo que resulta especialmente válido recordarlo aquí: “Un problema bien planteado es un problema a mitad resuelto”. Son múltiples los casos en donde la problemática está mal planteada y la explicación que pretende darse el gobierno Trump a su descomunal déficit de cuenta corriente constituye un caso típico de desviación a la solución de la problemática, porque no se parte de una realidad tangible, sino de una fantasiosa quimera que se acomoda bien a los intereses de una manipuladora estrategia populista.

La realidad, profundamente impopular y extremadamente difícil de aceptar es que EU. mantiene su dólar en exceso sobrevaluado y ello les brinda un nivel de vida por encima de su capacidad real de generación de riqueza.

amartinezv@derecho.unam.mx

@AlejoMVendrell