imagotipo

Todos por la familia

  • Felipe Arizmendi

  • Felipe Arizmendi

VER

Una gran coalición de organizaciones católicas y evangélicas del país ha promovido una caminata, o marcha, los días 10 y 24 del presente, para defender la familia formada por un hombre y una mujer, así como el derecho de los niños a tener un papá y una mamá y a ser educados según las preferencias de sus padres. No somos los obispos y pastores protestantes quienes organizamos este evento, aunque sí lo apoyamos de corazón. Independientemente del número que se congregue en las diferentes ciudades o poblaciones, lo importante es que los laicos se manifiesten públicamente y digan a los legisladores lo que piensan sobre el matrimonio y la educación. Esto es democracia real. Mal harían los legisladores y las autoridades en no escuchar el clamor de un pueblo que los eligió para que lo representaran. Si no lo toman en cuenta, se deslegitiman a sí mismos y pierden más credibilidad.

Estas caminatas no se han organizado en todas partes, no por falta de interés, sino porque también hay otras iniciativas a favor de la familia. Por ejemplo, en Chiapas, ha habido diálogos con legisladores y autoridades sobre el asunto. Se han promovido conferencias sobre los nueve capítulos de la Exhortación del papa Francisco Amoris laetitia (La alegría del amor) , para que no todo quede en un día, sino que se profundice cuanto implica ser y formar una familia.

Por otra parte, una gran número de obispos del país estamos participando en un curso de formación permanente, en Monterrey, precisamente sobre la nueva legislación eclesiástica en relación con las familias en situaciones complicadas, como el caso, sobre todo, de divorciados vueltos a casar, y sobre cómo proceder judicial y pastoralmente cuando se presentan abusos de clérigos hacia menores. Nos ilustran especialistas de la Curia Romana. Nos importan mucho la familia y la protección de los niños. No faltan quienes, cuando defendemos valores familiares acordes con nuestra fe, nos tachan de homofóbicos y de inmediato sacan a relucir casos de pedofilia clerical. Los ha habido, no se puede negar; pero ninguna otra institución como la Iglesia nos hemos preocupado por dar atención adecuada a estos casos. Todo sea por la familia, por el derecho de los niños a una infancia feliz y armónica, psicológica y socialmente.

PENSAR

El papa Francisco, en dicho documento, nos dice: “Los cristianos no podemos renunciar a proponer el matrimonio con el fin de no contradecir la sensibilidad actual, para estar a la moda, o por sentimientos de inferioridad frente al descalabro moral y humano. Estaríamos privando al mundo de los valores que podemos y debemos aportar. Es verdad que no tiene sentido quedarnos en una denuncia retórica de los males actuales, como si con eso pudiéramos cambiar algo. Tampoco sirve pretender imponer normas por la fuerza de la autoridad. Nos cabe un esfuerzo más responsable y generoso, que consiste en presentar las razones y las motivaciones para optar por el matrimonio y la familia, de manera que las personas estén mejor dispuestas a responder a la gracia que Dios les ofrece” (No. 35).

“Los dos grandiosos primeros capítulos del Génesis nos ofrecen la representación de la pareja humana en su realidad fundamental: «Dios creó al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó, varón y mujer los creó»(No. 11).”

ACTUAR

Defendamos la familia: en el hogar, en la escuela, en las calles, en los recintos legislativos, en los medios de comunicación. En ella nos jugamos el presente y el futuro de la humanidad.

Como Iglesia, no imponemos a la sociedad un modelo de familia, pero sí lo ofrecemos, seguros de que nuestro ofrecimiento es un bien para la comunidad.

* Obispo de San Cristóbal de Las Casas