imagotipo

Toma vitamina Sé

  • Leer la clave del poder: Andrea Balanzario Gutiérrez

Y la vitamina Sé hace mujeres y hombres más fuertes y… rebeldes. ¿Será por eso, porque la lectura favorece la rebeldía, que las bibliotecas escolares están llenas de libros que nadie lee? En fin. Leer —qué duda cabe— es un acto de rebeldía contra el ruido, el frenético ritmo de locos que vivimos, los dogmas y ¿por qué no decirlo? la injustica en sus múltiples aspectos.

Pep Bruno es un lector rebelde, autor de numerosos libros infantiles; él dice leer por gusto, por placer, pero también porque lo alimenta, como la vitamina Sé: “Pero pienso que el motivo último de mi militancia en el equipo de los lectores recalcitrantes es porque leer, hoy en día, se ha convertido en una actividad revolucionaria. Leer es un modo de rebeldía, un frente abierto contra el conformismo, una guerra de guerrillas contra los días grises y las noches frías.

Leer para separarnos un poco de la forzada uniformidad de la globalización. Leer nos impide resignarnos a ser un solo usuarios de una red cuya pretensión última es configurarnos como consumidores irreflexivos tanto de productos como de opiniones. Pep Bruno amplía la idea de tomar vitamina Sé todos los días: “Son tiempos de uniforme, son tiempos de globalizar (nos), son tiempos de cáscaras brillantes y fondos someros. Son tiempos de pocas preguntas y mucho dogma: este es el mundo que nos ha tocado vivir, resignación. Y estos son los días que vivimos, días de idénticos gustos, de idénticos deseos, de idénticos pensamientos, días en los que la fábrica de ideas alumbra eslóganes fútiles y vistosos para alimentar nuestras bocas y rellenar de palabras prefabricadas nuestros sueños. El deseo, nuestro deseo, está en manos del mercado y en este teatrillo nosotros somos los títeres que habitan en un sueño, o en una pesadilla. La doctrina entra por el ojo y la oreja y se agarra firme adentro. El mercado nos hace iguales: somos carne de tarjeta visa.

Y frente al adoctrinamiento exitoso “leer se convierte en un acto de rebeldía”: sentarse y abrir un libro es alimentarse de palabras, es rumiar ideas, es discutir y reflexionar y pensar y crecer y criticar”.

La vitamina Sé, por desgracia o por fortuna, tiene innumerables efectos colaterales. Si decides tomarla… no la dejarás porque su ingesta es progresiva y crónica… pero te sentirás mejor al poco tiempo de tomarla, no esperes resultados instantáneos, tómala en varios libros como los que hoy te recomendamos, todos son fabulosos excipientes de la vitamina Sé: