imagotipo

Tomasini…

  • Gabriela Mora

Es evidente que los gobernadores mexicanos se mueven como se les antoja; es por ello que en los últimos tiempos hemos visto cantidad de inmundicias, negocios lícitos e ilícitos, familias y amigos enriquecidos por casi cualquier parte del territorio nacional, y no pasa nada… Parece que nadie les puede exigir transparencia y rendición de cuentas, y una vez que algún juez osa abrir algún caso, resulta ser demasiado tarde: “los agraviados” ya andan en plena fuga por algún lugar del mundo.

Obviamente para que los “gobers” puedan actuar de esta manera, debe haber  complicidad, impunidad y hasta permiso de instancias federales; de ninguna otra forma puede explicarse la cada vez más larga lista de exgobernadores perseguidos por la justicia:  Rodrigo Medina, Javier Duarte, César Duarte, Roberto Borge, Gabino Cué y aunque no se trate de un gobernador, el fiscal Édgar Veytia… Todos pudieron haber sido atendidos por el Gobierno federal, no se hizo así y ya ha pasado el tiempo, era demasiado tarde, las denuncias se presentaron erróneamente, las pruebas eran insuficientes y/o no quisieron agarrarlos, esta es la verdad.

Un caso más, el del exgobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington, se suma a la lista con claras muestras de desatención y complicidad, factores que le dieron la posibilidad de subsistir en diversas partes del mundo durante varios años sin ser molestado, pese a la demanda penal que en su contra fue levantada desde el año 2012; hace una semana por fin, caminaba tranquilamente por las calles de Florencia cuando fue detenido.

El hecho es muy relevante puesto que se trata de una persona que cometió toda clase de atracos, vació las arcas del estado, sostuvo relación con el crimen organizado,  abusó de un puesto público y de la confianza de sus ciudadanos que le dieron el poder, lo que le hizo sentir inmune a cualquier acción de la justicia; en fin, se trata de uno  más de los casos que deterioran la imagen y hacen ver a México como un país débil y sin credibilidad por lo que, a decir del  presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, Francisco Martínez Neri, la PGR se debe reposicionar como una institución sólida, ¿será que algún día?

Lo interesante ahora es saber quién  juzgará a Yarrington por extorsión y “lavado de dinero”: Estados Unidos fue el primer país en presentar una orden de aprehensión, incluso antes de que la expidiera el Gobierno mexicano; versiones periodísticas del portal Breitbart Texas, con base en una investigación sobre el caso, dejan en claro que el Gobierno mexicano no mostró interés hasta que se dio a conocer la detención del exgobernador, y a decir de esa misma fuente, fueron las autoridades de EU las que siguieron el caso. Pero además, en México enfrentaría una pena de 20 años, mientras que en EU, dos cadenas perpetuas…

A decir de los expertos en materia de Derecho,  de acuerdo con la legislación internacional la orden de arresto se aplica bajo el principio de “primero en tiempo, primero en derecho” lo cual le da preferencia a Estados Unidos.

Ahora que ya analizando la situación de éste y otros de los actores a que nos referimos, ¿de qué le servirá haber robado tantos millones de dólares a un Estado, en el que la mayoría de sus ciudadanos se encuentra verdaderamente hundida en la miseria? Hoy “Tomasini” ya no podrá disfrutar ni su mal habida fortuna ni en público ni escondiéndose…

Serán sus herederos, sus cómplices, quienes en última instancia se beneficiarán del robo a la nación pero, ¿no les dará vergüenza, saberse perseguidos por todas las Policías de todo el mundo? La posibilidad de ser encontrados, como es el caso, debe abolir el placer  de la inmensa riqueza forjada de manera ilícita a costa de tanta corruptela… quizá ni lo piensen, mientras no suceda.

En fin, la Policía ha hecho su parte y Estados Unidos “pidió mano” por lo que es muy probable que Tomás Yarrington resida en las cárceles de aquel país el resto de sus días. Los demás, a ver hasta cuándo…

Mientras tanto, los católicos festejemos hoy la Pascua de Resurrección. La palabra Pascua (pascae en latín, pèsaj en hebreo) significa PASO. En el caso de los judíos representa el cruce del Mar Rojo, es decir el PASO de la esclavitud hacia la libertad. Para los católicos se conmemora la Resurrección de Cristo, es decir, el PASO de la muerte hacia la vida eterna. Incluso para los ateos significa la Supremacía del Espíritu por sobre la Materia. Estas Pascuas, hagamos nuestro ese PASO: Pasemos de la Resignación a la Acción; de la Indiferencia a la Solidaridad; de la queja a la búsqueda de soluciones; de la desconfianza al abrazo sincero; del miedo al coraje de volver a apostar todo por amor; del resentimiento al perdón; y de saber que de nada sirve ser luz, si no podemos iluminar el camino de alguien. ¡Felices Pascuas!
gamogui@hotmail.com