imagotipo

Transparentar al SAT

  • Héctor Luna de la Vega

  • Hector Luna de la Vega

En apego a la Ley General de Transparencia, se obtuvo información sobre la condonación de 188 mil mdp en adeudos fiscales, los cuales, según analistas financieros, dejaron algunas interrogantes a clarificar para dotarle de mayor certidumbre y confianza a la toma de decisiones en la quita de adeudos a empresas de alta envergadura, y contrariamente a ello, evitar medidas abusivas a medianos y pequeños negocios, a quienes les congelan cuentas bancarias y embargan bienes por adeudos.

De darse una mesa con la participación de Instituto Nacional de Acceso a la Información, (INAI), el SAT, la Procuraduría de Defensa del Contribuyente (Prodecon), y organizaciones civiles como Fundar, este tema de las condonaciones y/o cancelaciones de adeudos, será motivo de un importante debate, por desconocerse los criterios de selección de contribuyentes favorecidos y los motivos de los beneficios ejercidos por el ente recaudatorio, así como las razones o justificaciones dada la necesaria estabilidad del Presupuesto de Egresos.

Por lo anterior, he de insistir en la propuesta de transformar la Ley de Coordinación Fiscal en la Ley de Coordinación Hacendaria, dando atribuciones al SAT para constituirse en el ente recaudatorio óptimo de los tres órdenes de Gobierno y los tres Poderes de la Unión, en su caso. Esto evitaría se sigan considerando las participaciones como “dádivas” del Gobierno federal a las entidades federativas.

Este hecho surge en las tres Convenciones Nacionales Fiscales en las cuales, para evitar carga burocrática a los contribuyentes, el Gobierno federal ha asumido las potestades recaudatorias de cada orden de Gobierno, por provenir éstas de convenios entre la Federación y las administraciones locales.

Se procuró efectuar el rediseño operativo del SAT al inicio del Gobierno de Felipe Calderón, para transformarse en el ente recaudador integrador, dotándosele de autonomía y/o independencia. Sin embargo, la propuesta requiere de un profundo análisis, desarrollo de la prospectiva y su articulación con órdenes y poderes, apoyándose en alta tecnología mediante los esquemas del Gobierno electrónico.

La dispersión, para garantizar y el flujo de efectivo, se debe efectuar de manera inmediata por transferencias bancarias y sea posible para los órdenes estatales y municipales el poder contar con liquidez para atender sus demandas de gasto, independientemente de los beneficios de manejos de Tesorería con criterios de rentabilidad financiera.

Sobre esta práctica 28 de los 34  países de la OCDE han privilegiado dispositivos institucionales de la administración tributaria con esquemas más autónomos, esto es sin dependencia de los ministerios hacendarios. Chile, Dinamarca, Francia, Grecia, Irlanda, Turquía y Reino Unido incluyen a los gravámenes bienes inmuebles, como el caso de nuestro impuesto predial, el cual se distribuye con oportunidad y transparencia.

Comprenden en su totalidad la recaudación del Impuesto Sobre la Renta, el Impuesto al Valor Agregado, como con el SAT. De países seleccionados no pertenecientes a la OCDE, Argentina, China, Indonesia, Malasia y Rusia consideran el gravamen de bienes inmuebles y el de vehículos tanto en China como en Rusia.

Transparentar al SAT es fundamental para generar confianza en la práctica recaudatoria gubernamental de cara a la rendición de cuentas con la sociedad civil.

hectorluna2026@gmail.com