imagotipo

Trastornos de la alimentación en niños y adolescentes

  • Salud: Dr. Jonatan Escobar

Los problemas de alimentación en los lactantes son frecuentes, llegando a presentar patrones alimentarios por lo demás “caprichosos”, o bien se muestra renuentes a alimentarse correctamente, o anterior suele causar gran ansiedad y frustración en la madre al considerar que su hijo “no come bien” o no acepta las cantidades adecuadas de alimentos, este tipo de situaciones como ya lo he mencionado previamente son frecuentes y suelen resolverse de forma espontánea con el tiempo, sin ningún tipo de intervención médica, sin embargo si las conductas alimentarias anteriores comienzan a ocasionar estragos en el crecimiento y desarrollo del niño, manifestadas por un fracaso en alcanzar el ´peso y talla adecuado para su edad, o una pérdida significativa de peso, bajo dichas circunstancias se requiere de atención médica inmediata, en la mayoría de los casos dichos trastornos de la conducta alimentaria suelen asociarse a problemas del tubo digestivo que le impiden al lactante alimentarse correctamente, como lo puede ser la hernia hiato congénita, o en casos más delicados la oclusión intestinal o la atresia duodenal, condición médica que consiste en que un segmento del intestino delgado presenta un estrechamiento importante, de tal suerte que impide el adecuado tránsito del contenido intestinal y estomacal, otra causa frecuente que condiciona patrones alimentarios anómalos en el lactante es el reflujo gastroesofágico.

Ya una vez descartada cualquier condición médica en el infante, existen determinados trastornos tanto de la conducta como de la ingesta alimentaria de origen psiquiátrico que requieren de atención y supervisión por parte del especialista, en el caso de los lactantes puede llegar a acontecer la regurgitación y el mericismo, condiciones clínicas en las cuales el lactante regurgita los alimentos incluso los vuelve a masticar para volver a tragarlos posteriormente, lo anterior aunque suena discretamente repulsivo al lactante le genera sensaciones placenteras, de tal suerte que existe el caso de los “regurgitadores expertos” que consiste en lactantes que con suma facilidad logran expulsar los alimentos para posteriormente volverlos a deglutir, lo anterior puede condicionar problemas de nutrición en el infante, y se ha visto que se encuentra asociado a madres que no logran satisfacer de forma plena las demandas del lactante, de tal suerte que este recurre a la regurgitación para paliar el déficit atencional ya comentado, en todo caso en este tipo de problemas el psiquiatra infantil orienta de forma global a los padres para fomentar conductas adecuadas y afinar detalles en cuanto a la interacción madre-hijo.

Otro fenómeno conocido es la pica, condición que consiste en la ingestión de sustancias no nutritivas como yeso, madera, tierra entre otros materiales, lo anterior es frecuente en lactantes y personas con retraso mental, también llega a suceder en mujeres embarazadas y se encuentra asociado a ciertos déficits nutricionales principalmente de hierro y zinc, generalmente este tipo de comportamientos en los lactantes y mujeres embarazadas remite de forma espontánea, sin embargo en ocasiones lo anterior llega a generar problemas y los lactantes llegan a acumular objetos no comestibles ni digeribles como cabellos o tizas dentro de su intestino pudiendo llegar a ocluir el tránsito intestinal dando lugar a una emergencia médica, por otro lado pueden llegar a ingerir sustancias tóxicas como pinturas que contienen plomo existiendo la posibilidad de que acontezcan envenenamientos por dicho elemento, de tal suerte que en caso de lactantes con pica la supervisión debe de ser sumamente estrecha, en las mujeres embarazadas se sabe que dicho comportamiento
remite una vez cesa el embarazo.

En escolares y adolescentes pueden acontecer problemas serios como la anorexia nerviosa y la bulimia, en el caso de la primera se trata de una restricción severa en la ingesta calórica, asociado a un miedo intenso a ganar peso, así como alteraciones significativas en la autoimagen, es decir, aunque el paciente en cuestión sea delgada, está no puede evitar de forma errónea sentirse y verse gorda, en el caso de la bulimia consiste en atracones de comida significativos, asociados a conductas compensatorias inapropiadas como inducirse el vómito o ingerir laxantes, los temas previos son muy amplios, y llegan a ser tan severos que causan grados de desnutrición severos o incluso la muerte.

Para mayor información quedo a sus órdenes querido lector al correo bioplutarco01@hotmail o al Facebook Jonatan Escobar.