imagotipo

Travesía hipo-alergénica

  • Mujeres en busca de sexo / Celia Gomez Ramos

Resulta que a muchos les puede parecer muy interesante ver a varones y a mujeres con atuendos de látex untados en el cuerpo y exaltando la figura o no, sea como sea. Sin embargo, en ocasiones la vida no es solo visual, y así como con todo, de un día para otro uno puede descubrir que cambió, y por ejemplo: es alérgico al látex.

Por mi parte, no había querido reflexionar al respecto; aunque cuando iba a que mi madre -cirujano dentista-, me atendiera, sentía cierto ardor en los labios y alrededor de la boca, pero no sabía si era el propio traumatismo o los materiales que utilizaba y que mi piel eraen sumo delicada. Tiempo después pensé que podría deberse a los guantes de látex con que cubría sus manos siempre.

Les cuento, esta columna se la debo a una joven que me preguntó por qué en mi novela, “Sin Dios y sin Diablo” nunca hablé de algún método anticonceptivo, y sí hablo de mucho sexo. Es un hecho que para la literatura no se tiene que tener un espíritu educativo, de cualquier manera, aquí un pequeño guiño sobre lo que podría hacerme no susceptible, a tratar temas de anticoncepción: las alergias.

Yo he tenido problemas severos con la piel desde hace unos años y mantenerlos a raya, implica que utilice guantes de algodón y encima unos de látex, cuando debo estar en contacto con el polvo y también con jabones para aseo. Decididamente, eso ha venido siendo muy benéfico para mí, pues evito lo más que puedo, las labores caseras.

Efectivamente el látex puede ser una segunda piel: Para mí, creo que una tercera, luego del algodón. Eso sí, tiene que ser externa.

Resulta que una vez consciente de que el látex no me ayuda, me di a la tarea, al igual que mi amado, en buscar condones hipo-alergénicos, no látex. Resulta que hace unos años en nuestro enorme y populoso país, los encontrabas (dos-tres años), pero ahora ya no, solo en mercado libre, pero en farmacias, nada; tampoco en Sex Shops. Puedes ver las páginas de condones en México, y no los localizas.Buena labor la que está haciendo nuestra Secretaría de Salud, se nota.

Luego resulta que la responsabilidad únicamente queda en la mujer, ingerir pastillas o ponerse un “sofisticado” DIU. Bueno, el caso es que repentinamente, los condones de látex me generaron problemas, y desde luego también se los puede provocar al hombre. Faltaba más. En mi caso, después de un viacrucis inenarrable para saber lo que ocurría, el descubrimiento y análisis fue tal.

Entonces, a buscar. Aprovechando que mis padres estaban de viaje y visitarían en Estados Unidos a mis tíos y primos, rápidamente recorrí las posibilidades para ver a cuál de mis cuatro casi hermanos, se los pedía. Dos mujeres y dos varones. Opté por el más joven de los varones, que tiene hoy día dos pequeños niños.

Le dije al principio que nada más quería cuatro preservativos, pero él me hizo la observación inmediata: ¿Estás segura que solo cuatro, prima? Decidí solicitar varios paquetitos. La verdad es que esmuy divertido y raro para otros, pedira los primos este tipo de productos, pero mis primos son de otro mundo.

La cosa se puso divertida, cuando supe la dotación que mi primo había adquirido para mí, y tendría que pedir a mis padres me trajeran. ¡Vaya!

Pensé en que mis padres debían saber lo que traían, porque eran muchos, y por si les preguntaban algo. Además, para que dividieran los paquetes variados en sus maletas. Por fortuna mis papás no preguntaron nada.

Dice mi primo que no tuvo problema para encontrarlos, pero que la dependienta se le quedó viendo extraño cuando al tiempo de la dotación de condones hipoalergénicos, pidió otra gran dotación de pañales. Pues bien, un hombre previsor. Él ríe, divertido.

Por mi parte, nunca consideré que fuera complicado encontrar en mi ciudad preservativos no látex. Claro, dicen que los de poliuretano se rompen más aunque son muy delgados y propagan más el calor, aunque no son tan flexibles y todavía se investiga si son seguros contra infecciones. De los de poliisopreno o nitrilio, resulta que son más flexibles aunque menos delgados, más baratos, previenen embarazos y evitan la propagación de enfermedades.

Pues así las cosas en este universo. Mientras más alergias, habremos de abstenernos de más en nuestro mundo.

Sin embargo, resulta que estos días, el pleno de ministros que integran la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, determinó que el Estado debe garantizar el acceso a métodos anticonceptivos y dar orientación sobre salud sexual a niños y adolescentes, han leído bien, a niños y adolescentes, al considerar que se trata de un derecho humano superior (apareció en el Semanario Judicial de la Federación el viernes 6 de enero). Bien por ellos y bien para todos. Espero que la Secretaría de Salud se ponga las pilas.
Comentarios: celiatgramos@gmail.com