imagotipo

“Tres regalos tres” | La palabra mágica | Terry Guindi

  • Palabra: Terry Guindi

Como recordando la historia, tres los reyes magos, tres los regalos; sin incienso ni mirra. De todo el entorno de tu vida como en el pasaje histórico aparecen los obsequios que te comento.

Un baúl de sueños, un cofre de deseos y un arcón de mitos; todos distintos. Sueños esos que con nadie compartimos en principio; que ocurren cuando estamos dormidos o despiertos constantemente; los que dicen todo de nosotros mismos sin limitantes; los que ocurren porque sí muchas veces, irrumpiendo en nuestra memoria en nuestra razón, en el corazón.

Soñar es un acto único, libre sin consideraciones adicionales, muestra el interior que tantas veces ocultamos; es un acto del albedrío y repetido. Ese baúl de sueños que llevamos en nuestro personalísimo equipaje ha de ser evaluado y considerado, es una tarea individual que se hace con mucho cuidado, te recuerdo que muchas veces están al alba los ladrones, esos que tú y yo sabemos que son robasueños.

SOÑAR ES un acto único, libre sin consideraciones adicionales, muestra el interior que tantas veces ocultamos.

SOÑAR ES un acto único, libre sin consideraciones adicionales, muestra el interior que tantas veces ocultamos.

Al hacerlo llenamos el cofre de los deseos. Esencialmente el deseo es un sueño inconsciente, llevarlos al plano real es el reto, es necesario que consideremos muchos factores en la inteligencia de que la posibilidad es distinta a las dificultades que enfrentaremos. Llevar el sueño al deseo es un trabajo nada sencillo; considera todo, pasa por muchos esfuerzos, por la ubicación de las cosas, de los hechos, de las aptitudes y de las actitudes. Llevar el deseo a la materialización es seguir ese camino con dedicación, con método, insistir en lograrlo al ser producto de todo lo que somos; ser creativo y sobre todo tener confianza en que somos capaces de tener éxito, algunos otros secretos que aquí hemos compartido son de invaluable utilidad.

El arcón de mitos, el más pesado. El mito, lo irreal, lo poco posible o imposible. A quien persigue mitos, algunos lo llaman soñador, dejando de considerar la palabra mitómano, que es peyorativa lo cual es distinto.

El mito nos llena y limita, los primeros de estos, más allá de lo irrealizable, son las creencias limitantes: es el no puedo, no debo, no quiero, entre otros; por desgracia estos han estado presentes durante mucho tiempo, sacudírselos y dejar el espacio disponible para lo que vale la pena, es una obligación y el principio del amor a nosotros mismos.

La Ley de Atracción requiere hábitos y trabajar con el hilo conductor esencial, que es otro secreto que empieza por el desear, pedir y sus circunstancias.

Hoy te hago esta pregunta ¿qué construyes con tus sueños, deseos o mitos?

Te deseo un fantástico viaje, recuerda observar tu palabra que es mágica#piensaantesdehablar

Visita mi páginawww.realizate.com

Twitter@TerryGuindi

/arm