imagotipo

Tres tentaciones… / Punto de Vista / Jesús Michel Narváez

  • Jesús Michel

Tocados por las tres tentaciones que sufrió Jesús pero rechazó, millones, sí millones de seres humanos en todo el mundo no se resistieron y cayeron en ellas. Porque es fácil sucumbir a la riqueza, la vanidad y el orgullo. Aunque el resultado de las tres ocasione el disfrute de unos a costa de miles, millones de personas.

Con un Papa crítico hacia sus obispos, por lo menos en México. Con un Francisco cuestionador de la marginación en que se encuentran los jóvenes, al menos en México. Con un Vicario de Cristo poniendo el dedo en la llaga producida por las injusticias, cuando menos en México, afloran a la luz pública lo que se sabe, pero se oculta: la riqueza si no injustificada sí abusiva, la vanidad que rebasa los límites de los pensantes y el orgullo convertido en soberbia. ¿A quiénes se dirigió el Papa, cuando menos en México?

Hay muchos nombres. Vaya, la vanidad que tiende a contar con esos cinco minutos de fama, la vive “El Chapo”. Por querer pasar a la historia en una película autobiográfica, renunció a su mal habida libertad. De la riqueza ¿qué decir? En México, cuando menos, hay más de 300 de alcurnia financiera. No son solo los millonarios de ayer. Están los nuevos que poseen fortunas que, en su conjunto, representan el PIB del país. Y del orgullo qué decir. Desde aquel de “mi nepotismo” hasta llegar al
“independiente”.

Tres tentaciones que hicieron realidad miles de mexicanos y a los que poco importa saber que Jesús las rechazó.

Mensaje con muchos destinatarios. ¿Alguien lo escuchará cuando menos en México? Lo dudo.

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx