imagotipo

Última llamada para salvar a la Tierra / De cara al Sol / Andrea Cataño Michelena

  • Andrea Cataño

( Segunda Parte)

Mientras continúan las discusiones en la COP21, Kumi Naidoo, director general de Greenpeace, en la cumbre alterna, ha lanzado esta consigna:”¡Cambien el sistema, no el clima!” que empieza a correr por las calles de París donde se prepara la gran marcha -supuestamente prohibida- para mañana, fecha en que los burócratas del clima habrán cerrado sus carpetas y empiece el trabajo sucio: cómo cambiar una sociedad que depende aún en un 80 por ciento de los combustibles fósiles. Al final, ya lo verán ustedes, todo quedará en una mera declaración de intención, porque mientras el acuerdo al que se llegue no sea vinculante, los países como China (el que más contamina en el mundo), Estados Unidos y algunos de la Unión Europea no se adherirán a los compromisos o lo harán en proporciones menores a las requeridas.

El combativo Naidoo expresó su opinión de algunas de las grandes corporaciones que patrocinan la COP21: “Es como si a una cumbre de Alcohólicos Anónimos hubiéramos invitado a los fabricantes de alcohol”.

Lo que está detrás del lema de Naidoo ha sido llamado “The Leap”, El Salto, porque eso es realmente lo que se necesita de acuerdo con sus seguidores, quienes afirman que seguir por el mismo camino nos llevará al fracaso, cuando no hay tiempo que perder. Se debe “saltar” del modelo económico y político ‘extractivo’ vigente y que representan las energías fósiles, a un nuevo modelo que atienda y respete los límites del planeta y las necesidades de la sociedad”.

El reto que tenemos por delante nos obliga a cambiar de lógica. Es necesario repensarlo todo; del modo en que producimos, a la manera en que consumimos, pasando por las fuentes de energía, la agricultura, la alimentación, el transporte, el trabajo… Necesitamos alternativas colectivas, ¡ya!, pues el cambio tiene que empezar en nuestra vida cotidiana, proclama el dirigente de la más famosa organización ecologista del mundo.

Tiene razón y como individuos conscientes no debemos esperar a que sean los gobiernos los que den los primeros pasos. ¿Cómo podemos contribuir a paliar los efectos del cambio climático en lo personal? Con acciones sencillas, pero que multiplicadas, tendrían efectos sorprendentes. Estas son algunas sugerencias que todos podemos adoptar: Usar menos el automóvil y más la bicicleta o el transporte público; desincentivar el uso de empaques desechables y bolsas de plástico; no embotellar el agua (se utilizan millones de botellas de pet); emplear cargadores de energía solar para todos nuestros dispositivos móviles; iluminarnos con focos ahorradores de led; utilizar multicontactos con interruptor para todos los electrodomésticos, la televisión(un televisor que permanece encendido durante tres horas al día y conectado sigue consumiendo gran cantidad de corriente) la computadora, las lámparas y apagar el interruptor cuando no los estemos usando. Mantener el refrigerador lejos de la estufa; aprovechar mejor las fuentes de energía, por ejemplo, algo tan sencillo como tapar la cazuela mientras cocinas o cocer los frijoles en la olla exprés, ahorra gas; lo mismo que bañarse con menos agua (abriendo y cerrando la llave) y con el agua más templada; plantar árboles y cuidarlos, no importa en qué lugar, un árbol es un alveolo del gran pulmón que forman los árboles de la tierra y educar a las futuras generaciones a través del ejemplo, inculcándoles amor y respeto por la naturaleza.

Ya no hay tiempo. El futuro nos ha alcanzado, todos debemos actuar ahora para salvar a la Tierra.
andreacatano@gmail.com