imagotipo

Un aromático tema: los eufemismos

  • Cómo dijo: Ricardo Espinosa

Destaco -como en ocasiones anteriores- la importancia de escribir con propiedad y respetar las reglas de la ortografía porque es muy diferente decir que “el borracho venía haciendo eses”, o sea que venía caminando siguiendo una trayectoria que formaba repetidamente la letra S, que si escribimos la última palabra con H y C, porque entonces estaríamos refiriendo que el borracho venía produciendo heces seguramente fecales, o sea, que venía arrojando desperdicios intestinales,  dicho en forma aún más coloquial, que se venía “haciendo del baño”.

Eso me lleva al “aromático” tema de los eufemismos (palabras bonitas para decir cosas difíciles) con los que describimos discretamente la función natural de desahogar esos desechos orgánicos.

Precisamente “hacer del baño” “hacer del cuerpo” o “hacer del excusado”, son frases gramaticalmente mal construidas pero que son muy usuales para referirnos a esa tan natural función fisiológica.

Antiguamente y aún hoy en día, en algunos ranchos se decía “ir pa´fuera” debido a que generalmente esta función se realizaba en un cuartito separado de la casa porque los sistemas de eliminación de los desechos eran muy primitivos y los efluvios y los olores se extendían en un área bastante amplia por lo que se buscaba la manera de que no llegaran a la casa.

Algunas personas proclives a la vulgaridad dicen “voy a tirar la basura” o más rebuscadamente “voy a donde el rey va solo” aunque en estos tiempos de tanto secuestro no sería raro que el monarca hasta en esos momentos tan íntimos, fuera “al trono” acompañado por sus guaruras.

Curiosamente llamamos “baño” a un lugar donde normalmente nadie se baña. También le llamamos “reservado” o “sanitario” y en Estados Unidos le llaman “cuarto de descanso” a pesar de que ese nombre sería más propio tal vez para una recámara donde hay sillas, sillones y una cama, muebles precisamente destinados a procurar el descanso de las personas.

Las damas le dicen “tocador” aunque nunca aclaran que es lo que ahí se toca ni a quién.

A la acción de expulsar tales sustancias, también se le asignan nombres técnicos, entre los que podemos destacar dos verbos: evacuar y defecar. Los dos suenan horrible.

Las heces literalmente son desperdicios, residuos o desechos, lo que quedó de un proceso y que ya no sirve. ¿Y por qué fecales? Pues la palabra fecal proviene precisamente de hez y es lo relativo a los excrementos intestinales.

Hay muchas otras palabras, infantiles o vulgares que se aplican al tema de este comentario, expresiones equivalentes a “voy al baño” “heces fecales”, nombres que se dan a los desechos o a los lugares en los que se ejerce esta noble función fisiológica, pero esos no es necesario ponerlos aquí, usted ya los sabe.

Consultorio Verbal

comodijo2@hotmail.com

PREGUNTA DEL PÚBLICO: Carmen Marmolejo Alvarez pregunta: ¿Es correcto decir… Se extiende el presente certificado que ampara cincuenta y uno asignaturas de un total de cincuenta y uno. O debe ser, que ampara cincuenta y un asignaturas de cincuenta y uno…

RESPUESTA: Lo correcto sería “Que ampara cincuenta y una asignaturas de un total de cincuenta y una”.

AHORA PREGUNTO: ¿Qué significa o a qué se refiere un galopín?

a.- Un niño desarrapado

b.- Un caballo correlón

c.- Un ejercicio gimnástico

d.- Un tipo de barco pequeño

RESPUESTA  a.- Galopín se le llama a un niño mal vestido, desarrapado. El origen del adjetivo es porque antiguamente se refería a un chico que llevaba y traía recados y lo hacía corriendo o”galopando”.

Me retiro con una frase que dicen que dijo William Shakespeare: “Los viejos desconfían de la juventud porque ellos ya fueron jóvenes” ¿Cómo dijo? Hasta la próxima.