imagotipo

Un brinco de la ficción a la realidad y de regreso | La cuadratura del círculo | Enrique Pardo Genis

  • Cuadratura: Enrique pardo Genis

Erase una vez una vez una población feliz, preocupada por su bienestar individual y social. No es que vivieran aislados de otros pueblos, pero sí es verdad que se ocupaban en construirse ellos mismos. Se puede decir que todos los integrantes de aquella sociedad eran pacifistas. No les interesaba la guerra en lo absoluto.

Pero como todo cuento, para construirle una trama tiene que haber un problema ¿no? Pues este comenzó cuando su malvado dirigente tenía intereses macabros hacia el resto de los pueblos, pues ellos estaban en guerra unos contra otros. Las pérdidas humanas eran incuantificables, pues el conflicto bélico llevaba años y todas las sociedades estaban desgastadas.

Este líder político se llamaba WW, y como todo dirigente y representante de su pueblo buscaba encontrar una fórmula para entrar en el conflicto de los otros y sacar el mejor provecho. ¿Pero cómo hacerlo, si el pueblo no está interesado en la guerra?, ¿Cómo hacer para justificar ante la gente una intervención en la que no se tiene nada que ver? Pues se le ocurrió una idea genial, infundir miedo en su población. Uso como antagónicos al pueblo iniciador del conflicto, que eran los Teutos.

WW se encargó de decirle a su pueblo que los teutos eran seres sin escrúpulos y enfermos de poder; pero que además constituían un peligro, porque tenían la posibilidad de ganar la gran batalla contra el resto de los pueblos, y de ser así podrían llegar a invadirlos, entrar a sus casas y saquearlas, violar a sus mujeres y esclavizarlos a ellos y a sus hijos… ¿Qué logró WW? Crear una psicosis colectiva, y por ende una aceptación social de la participación en el conflicto, pues el pensamiento del pueblo de WW había cambiado. Ya no eran pacifistas, ahora pensaban que los teutos constituían una amenaza para todos los pueblos y que WW era el único que podía protegerlos a todos y a ellos mismos.

Un cuento de fantasía ¿no?, pero nada ajeno a la realidad. Eso en realidad ocurrió. WW era en realidad Woodrow Wilson, su pueblo era Estados Unidos y los teutos eran los alemanes. Con el conflicto entre pueblos me refería a la Primera Guerra Mundial y la forma que utilizó WW para infundir el miedo social y consecuente psicosis colectiva fue la propaganda política. Con todo esto nos podemos dar cuenta de la fuerte influencia que ejercen los medios de comunicación, pero no es una cuestión de satanizarlos por ello. Pues de hacerlo así, le estaríamos quitando a la sociedad su propia identidad y su fuerza. Vamos, estaríamos tratando a la sociedad de idiotas, de seres manipulables a todo antojo.

Aquí entraremos en diferentes opiniones, pues habrá quien piensa que la sociedad sí es una masa la cual se puede encausar y otros que creen que se le puede informar, más no engañar. Ejemplos concretos en la actualidad hay muchos y podemos enumerarlos, tanto en México como en el resto del mundo.

Nos hemos hecho desconfiados. Nos cuestionamos más que antes ante los datos que nos presentan. Eso es muy bien, está excelente.

Pero sería un error creer que todo son cortinas de humo, que toda la información está escondiendo algo, pues no es así. La verdad es que el medio es complejo y la sociedad también lo es, lo que quiero dejar sobre la mesa es que ni los medios son sinónimo absoluto de manipulación, ni la sociedad es sinónimo absoluto de víctima o masa idiota.

– Para recordar

Agarran a Moreira en España. Lo acusan de lavado de dinero, entre otras cosas. Pero no solo eso, sino que podría pasar años en cárcel. Pero en México no solo lo buscan, sino que ni existe investigación en su contra… ¿Por qué será?

Sean Penn habló de “el Chapo”. Dice que no teme por su vida, pero que no le gustó su entrevista al capo, pues no logró su objetivo… By theway dijo “no hay que satanizar a Joaquín”… Solo eso nos faltaba, humanizar al delincuente y convertirlo en un Malverde.

Viva la vida y sea feliz.

Correo: kikeniS@yahoo.fr

Twitter: @EnriqueParGen

/arm