imagotipo

Un cuarto propio

  • Lucía Raphael

Alerta de violencia de género en Veracruz, frente a reforma feminicida

La Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (LGAMVLV), expone en su artículo 23 las situaciones en que se emitirá una “Alerta de violencia de género” en el Estado de la República en donde estas situaciones de gravedad tengan lugar. El artículo 22 de la misma ley, define a la “Alerta de violencia de género” como “el conjunto de acciones gubernamentales de emergencia para enfrentar y erradicar la violencia feminicida en un territorio determinado, ya sea ejercida por individuos o por la propia comunidad”. Dicha alerta, explica el ya mencionado artículo 23, tiene como objeto garantizar la seguridad de las mujeres, el cese de la violencia en su contra y eliminar las desigualdades producidas por una legislación que agravia sus derechos humanos, por lo que pedir la alerta implica el establecimiento de un grupo interinstitucional y multidisciplinario con perspectiva de género que de seguimiento a los siguientes puntos: 1) La implementación de las acciones preventivas de seguridad y justicia, para enfrentar y abatir la violencia feminicida, 2) Elaborar reportes especiales sobre la zona y el comportamiento de los indicadores de la violencia contra las mujeres, 3) Asignar recursos presupuestales necesarios para hacer frente a la contingencia de alerta de violencia de género contra las mujeres y 4) Exponer al público el motivo de dicha alerta definiendo el territorio en el que se aplicarán las medidas que el grupo dicte.

Una vez comprendida a grandes rasgos de que se trata una alerta de violencia de género, y sabiendo que no se trata de una estrellita o un tache que se pone sobre la frente de un gobernador o un Estado, podrá comprender querida lectora/or, que el hecho de que un legislativo estatal decida reformar su constitución local arrebatando a las niñas, adolecentes y/o mujeres que fueron violentadas sexualmente, cuya consecuencia fue un embarazo el derecho a interrumpirlo; es sin lugar a dudas una grave violación sus derechos; desde la constitución federal,hasta todos los ordenes legales que protegen la dignidad y los derechos de todo ser humano. Una violación constitucional múltiple, comenzando porque viola las reformas constitucionales en materia de derechos humanos deben estar armonizados con los tratados internacionales en materia de DH, los cuales dieron nacimiento a esta LGAMVLV. Bueno pues en esta serie de graves violaciones incurrió el Gobierno de Veracruz en diciembre pasado cuando aprobaron en primera vuelta la reforma a su artículo 4º constitucional, arrebatando a las veracruzanas el elemental derecho a la salud y la justicia. Razón por la cual un grupo de peticionarias a nivel estatal y nacional presentaron una solicitud de alerta de género en la que además de este agravio, se suma la falta de acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva y la criminalización de las mujeres por dicha interrupción.

Frente a la solicitud de este grupo de ONGs, acaba de darse el hecho histórico de que la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim) ha aceptado dicha solicitud de alerta de género por agravio comparado y ha ordenado al Congreso Local frenar la votación que tendría lugar en una segunda vuelta de dicha iniciativa de reforma, a todas luces inconstitucional. La Conavim dio aviso al Gobierno local que no podrá proceder a dicha segunda vuelta hasta que no se analicen los agravios que violentan tales derechos fundamentales.

No puedo más que felicitar al Observatorio Ciudadano Nacional de Feminicidios, a Equifonía A.C, al Centrolas Libres, a Haceres A.C., a Xochiquetzal, a “Caminos del buen vivir”,al Colectivo Akelarre,así comoal Comité Promotor por una Maternidad Segura en México” impulsor de la Campaña Derecho a Decidir, por la labor realizada en esta primera alerta contra la violencia de género, aceptada por agravio comparado. De igual manera un reconocimiento a las instancias gubernamentales implicadas; la Conavim, e Inmujeres nacional por el cumplimiento de su deber. El litigio estratégico es una de las armas más potentes con las que contamos para defender las trincheras de los derechos de las mujeres, ya tan menguadas por el machismo y la misoginia que caracterizan la cultura nacional. Tenemos que seguir trabajando en el sentido de que la dignidad humana y la libertad sean características de la vida diaria y cotidiana de las mujeres en México, estamos muy lejos de ello, hoy se dio un primer paso. Estemos pendientes de un informe crítico y apegado a derecho y a los compromisos adquiridos por México ante la comunidad internacional, por parte del equipo de trabajo.

Escritora e Investigadora IIJ – UNAM

learapha@gmail.com

@LUCIARAPHAEL11